Conoce nuestras flores

Caracterización apícola y botánica de la localidad de Gallegos del Campo, comarca de Aliste

Biodiversidad Las Obreras de Aliste

Conocer la Flora donde pecorean las abejas es de suma importancia apícola, pues es la base racional para la correcta conducción de los apiarios al constituirse la flora como el recurso más preciado con que cuentan las abejas para alimentarse y producir la miel.

Es la flora la que define la alternativa productiva de la miel y del resto de productos y subproductos que provienen de la toda explotación apícola, la que pone límites a la producción y la que define sus características.

Dentro de la comarca de Aliste, nuestra explotación apícola estante se encuentra en el noroeste de Zamora, en la localidad de Gallegos del Campo, en las inmediaciones de La Sierra de la Culebra, sistema orográfico de altura moderada, a unos 800 metros sobre el nivel del mar, alcanzando su máxima cota a los 1235 metros, en Peña Mira, cerca del río Aliste y de la frontera portuguesa con el vecino territorio de Tras Os Montes, con reducidos niveles de accesibilidad y escasos flujos de comunicación, lo que le hace padecer de un carácter periférico que puede llegar a alcanzar la marginalidad, cuya expresión es en una clara regresión en la población de toda la comarca.

Monte de Peña Mira

Licencia Creative Commons BY ND Vistas de la zona norte de la localidad de Gallegos del Campo, con una escoba blanca en plena floración y  con Peña Mira al fondo

La orografía de la zona conforma un territorio donde la agricultura está en retroceso, así como también en los pastos, abundantes hace unos años, con una inmensa llanura al norte llamada Campo Aliste.

la llanura de Campo Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  La llanura de Campo Aliste, salpicada de pequeñas lagunas, preciosos reservorios de agua para la sequía estival

Al suroeste nos encontramos con un terreno más quebradizo con diversidad de riachuelos, montañas, acompañados de abundante y variada vegetación.

Arroyos y riachuelos de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND En la zona oeste de Gallegos del Campo podemos apreciar numerosos arroyos y riachuelos de gran importancia para la biodiversidad de la comarca

Esta localidad dispone de bellos parajes de gran potencial medioambiental, siendo su diversidad botánica una impronta con la que cuenta y una ventaja de la que se impregna nuestra miel, reflejo de variadas características ecológicas y compatible con distintos y complementarios usos y aprovechamientos.

Portugal al fondo

Licencia Creative Commons BY ND Desde el Alto del Castro se pueden apreciar los montes de nuestra comarca vecina portuguesa Tras Os Montes, a tan sólo escasos kilómetros de nuestros apiarios

Creemos que nuestra tierra puede hacernos escuchar lo que en muchas ocasiones no somos capaces de apreciar, como son el sonido de las flores cuando abren, el sonido del sol calentando la tierra, el sonido del agua serpenteando las piedras de los arroyos y el sonido del pasto cuando prueba el rocío de la mañana, porque “Escuchar lo no escuchado”, como nos enseñaban los sabios antiguos, no es sólo una disciplina necesaria para ser un buen gobernante, sino para ser una persona integral.

Licencia Creative Commons BY ND Los sonidos de la naturaleza de nuestros apiarios

La riqueza medioambiental es lo que hace de esta zona que adquiera una gran importancia para la nuestra apicultura, al encontrarse libre de la acción degradadora del hombre y sobre todo de tratamientos fitosanitarios intensivos, propios de una agricultura más intensiva y comercial, que no podremos encontrar en la comarca.

Apiario la Fontanica Gallegos del Campo sinfonía de colores

Licencia Creative Commons BY ND  Apiario de la Ribera, sinfonía de colores en plena naturaleza alistana

Y por supuesto, elemento esencial para que exista apicultura y floraciones de calidad es la presencia del agua, elemento vivo y siempre presente en la zona.

Licencia Creative Commons BY ND El sonido del agua cercana a nuestros apiarios

Para las abejas el agua es un componente fundamental en su dieta así como para la dilución de miel y el acondicionamiento de aire de la colmena. Normalmente las abejas no son capaces de guardar el agua y la recolectan siempre que la necesitan.

Abeja bebiendo agua Las obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Abeja bebiendo agua en una de las fuentes naturales cercanas al apiario de Llamorgao

La flor como elemento significativo y explicativo del proceso apícola

Las plantas de interés apícola son aquellas que proveen de suficientes recursos a las abejas, pudiendo ser especies silvestres o plantas cultivadas con un fin económico determinado, pues la abeja es uno de los animales de mayor importancia para el medioambiente pero también de gran utilidad para el hombre al prestar el servicio de polinización, sin el cual se reducirían las cosechas enormemente.

En Apicultura distinguimos en tres clases las especies vegetales: aquellas que proveen néctar, las que aportan polen y las que a la vez aportan tanto néctar como polen. Aunque también pueden aportar otra serie de elementos de gran importancia como son los mielatos, aceites esenciales, ceras y resinas.

Tipos de inflorescencias Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND La disposición de las flores en inflorescencia es muy importante para la Apicultura

La abeja es uno de los animales de mayor importancia para el medioambiente pero también de gran utilidad para el hombre al prestar el servicio de polinización a los cultivos, sin el cual se reducirían las cosechas enormemente.

La estructura morfológica de una flor completa se compone de cáliz, corola, androceo y gineceo. El cáliz le sirve de envoltura a la flor protegiéndola, la corola protegerá los órganos reproductivos de la flor y es la que llama la atención de los polinizadores, los estambres son los órganos masculinos y en sus anteras se encuentran los granos de polen. Y finalmente, el órgano femenino está compuesto por el estigma, el estilo y el ovario, donde se alojan los óvulos que serán fecundados por los granos de polen, para producir las semillas.

Partes de una flor

Licencia Creative Commons BY ND Partes de la flor

En la mayoría de los casos las plantas han desarrollado una serie de mecanismos que impiden la autofecundación, permitiendo mantener la variabilidad genética. Se denomina polinización al transporte del polen de las anteras al estigma de la flor, y si bien puede llevarse a cabo por diferentes medios (por el viento, gravedad, etc.), resulta fundamental la conocida como polinización anemófila o llevada a cabo por los insectos, aunque en los ecosistemas agrarios los polinizadores silvestres suelen ser escasos, sobre todo tras la intervención del hombre y la introducción de unos sistemas agrarios más agresivos para el medioambiente.

Polinizadores silvestres

Licencia Creative Commons BY ND Existe una gran diversidad de polinizadores silvestres, además de los abejorros, que junto con las abejas son también son capaces de realizar la importante función de polinizar. En este caso, flores silvestres cercanas al paraje de Bocagundino

Ello hace que muchos cultivos dependan de la abeja melífera para conseguir una polinización óptima. De esta forma se establece una relación óptima entre abeja y planta, beneficiosa no sólo para el medioambiente sino también para las personas.

polinización de cerezo

Licencia Creative Commons BY ND Polinización de cerezos de los huertos cercanos a Gallegos del Campo a través de abejas

El intercambio del polen a la parte femenina no garantiza que se forme el fruto pues el proceso siguiente es la fertilización, donde el grano de polen germina y desarrolla un tubo polínico con el que se logra la unión de los gametos masculinos y femeninos. Y si bien casi todas las plantas poseen flores con órganos masculinos y femeninos, se hace necesaria en la mayoría de los casos la polinización por insectos.

El elemento más importante para que se producto el pecoreo por parte de las abejas es la atracción floral que las plantas ejercen sobre las mismas. Y en este sentido, el olor, color y valor nutritivo del néctar y del polen son los tres componentes bioquímicos que lo determinan.

Licencia Creative Commons BY ND Abejas pecoreando sobre flores de invierno

Además habría que tener en cuenta a los factores climáticos  que intervienen también de forma decisiva en el pecoreo, como son la temperatura, la radiación solar y la lluvia. Las abejas no volarán si la temperatura está abajo de 9°C,  si no hay suficiente luz, aunque pueden hacerlo en días nublados, pues su visión es con el espectro ultravioleta, y este atraviesa las nubes aunque tienen tendencia a permanecer cerca de la colmena, en la mañana y en la tarde.

Las abejas visitan la flor por un motivo especial: la recolección de polen y néctar para colmar los requerimientos alimenticios de la colmena.

Licencia Creative Commons BY ND Abejas pecoreando la flor del manzano

En las plantas que producen frutos, la razón de ser del néctar es la de atraer a los polinizadores, y lo hace por la existencia de azúcares en el mismo, principalmente glucosa, fructosa y sucrosa.

El néctar secretado por la planta está en relación con la temperatura y ésta es diferente para cada especie vegetal. El néctar provee de carbohidratos a las abejas y el polen de los restantes requerimientos nutricionales. El polen es principalmente proteína.

La colecta del polen por una colonia de abejas se relaciona directamente con la presencia de cría, pues se requerirá en la alimentación. El comportamiento de pecoreo por las abejas es un balance entre la maximización de la eficiencia individual en la colecta de alimento y el uso de los recursos alimenticios disponibles de la colonia como un todo. Además, hay que tener en cuenta los estudios sobre el polen recolectado por las abejas pecoreadoras, que ponen de manifiesto la fidelidad de estos insectos a la especie visitada.

Abeja pecoreadora Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND El retorno al hogar después de un duro día de trabajo de una abeja obrera pecoreadora, donde se puede observar el polen incrustado por todo su cuerpo

Dependiendo de la disponibilidad de pecoreo en una colmena una proporción del 5 al 35% de las pecoreadoras son exploradoras cuyo papel es localizar fuentes de alimento no explotadas. La conducta de pecoreo es un elemento esencial para el estudio de las abejas. Estas exploradas comunicarán a sus compañeras el lugar, la abundancia de néctar y la concentración mediante la denominada la danza de las abejas. De este modo, cuando una abeja pecoreadora vuelve de una fuente rica en recurso, se siente obligada a comunicar al resto de abejas de la colmena la dirección y distancia a que se encuentran los recursos mediante la danza, con la que consigue comunicar la distancia, medida en gasto energético para llegar al recurso, así como la dirección en que se encuentra, que se indica en función de la inclinación del sol sobre la piquera y la intensidad de los movimientos abdominales.

Una vez que el resto de abejas pecoreadoras llegan al lugar del recurso, las flores, cada abeja elige una flor. Si una determinada flor, de morfología y color específicas, les proveyó un buen recurso, continúan utilizándola por un tiempo, aunque haya otras mejores, comportamiento que beneficia a las plantas ya que la abeja acarrea el polen de una misma especie de un lado a otro, provocando la polinización cruzada. Aunque también pueden recolectar en lotes compuestos de diversas plantas, obteniendo cargas mixtas.

Un aspecto interesante de la labor de pecoreo es el hecho de compartir información entre las abejas. De este modo, cada abeja informa a las restantes a través de marcas hechas con feromonas. Producen marcas positivas que señalan un recurso y otras negativas que marcan que la flor ya fue usada, ahorrando tiempo de exploración.

La concentración del néctar es muy importante, pues es la que determina la especie de planta que debe ser pecoreada, del mismo modo que la abundancia del mismo establece la cantidad de abejas que visitarán dicha planta.

Conocimiento de la flora apícola

El aspecto más importante para determinar si se puede establecer un colmenar en un determinado territorio es siempre la existencia de una vegetación rica en aquellos elementos que necesita la abeja para poder rendir una producción abundante de miel y cera.

No todas las plantas son igual de útiles para que las abejas puedan llevar a cabo la producción de miel. De este modo, el néctar, principal alimento de la abeja, se requiere que además de que sea producido en forma abundante por la planta, sea rico en azúcares y pueda alcanzarlo de forma fácil la abeja. Solamente aquellas plantas que cumplen estas condiciones son las que se consideran como plantas melíferas.

09

Licencia Creative Commons BY ND Diversidad de plantas melíferas en el paraje de La Fontanica

La flora de un determinado territorio es el que definirá la alternativa productiva del colmenar en tanto a cantidad y calidad de la miel y sus subproductos, así como marcará en gran medida el manejo del apiario, en cuanto a su alimentación, castra y generación de núcleos, optimizándose con ello el aprovechamiento de los recursos. En definitiva, el conocimiento de la flora nos supone una información con la que poder determinar pautas para un correcto manejo del apiario y para que nuestros consumidores conozcan de donde proviene la miel que están saboreando.

Principal flora apícola de la zona

La abundante flora cercana a los asentamientos apícolas de la explotación son una garantía para la labor de las abejas.

Floración en Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  La proximidad de la flora apícola es más que evidente en nuestros apiarios

Aunque son innumerables las variedades botánicas que se asientan en esta zona, destacaremos aquellas que resaltan de una forma más predominante y sin ánimo de ser un listado excluyente.

Jara

Cistus ssp

Se llama jara o estepa a diversas plantas, casi siempre del género Cistus, aunque también a algunas del género Halimium. Forman parte importantísima (cuando no exclusiva) de los matorrales mediterráneos y algunas son especies pioneras en la recuperación de suelos degradados, especialmente tras los incendios forestales. Crecen siempre en suelos ácidos (graníticos, pizarrosos) pero casi nunca calizos.

Jara pringosa 1

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de un brote joven de jara pringosa en el mes de marzo en Gallegos del Campo

Son siempre plantas perennifolias, arbustivas, leñosas, que forman parte del sotobosque mediterráneo, o lo sustituyen en etapas de degradación de éste. Es común encontrarlo formando masas compactas que cubren totalmente el territorio en que habitan, formando un matorral espeso a lo largo de nuestro término municipal de Gallegos del Campo.

Jara pringosa 2

Licencia Creative Commons BY ND Comienzo de la floración de la jara a mediados del mes de abril

Las flores son regulares, hermafroditas y con cinco grandes pétalos a menudo arrugados que caen con facilidad de la flor. Sus numerosos estambres producen gran cantidad de polen, con los que son atraídas las abejas.

Jara pringosa 3 flor

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de la flor de la jara. Se puede apreciar como su polen provoca la atracción de numerosos insectos

Sus frutos son cápsulas globosas divididas en 5 ó 10 compartimentos, hojas carpelares, que se abren a la madurez en 5 ó 10 cavidades o valvas con numerosas semillas.

Jara Cistus ssp Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle del fruto de la jara. Imagen tomada en el mes de noviembre

Las colonias que forman las jaras en la comarca llegan a ser tan tupidas en muchas ocasiones que sirven como refugio perfecto para gran cantidad de animales como ocurre con el jabalí.

Jara pringosa 4

Licencia Creative Commons BY ND Planta de jara en la zona de la Ribera de Gallegos del Campo

La amplia presencia de esta planta en Gallegos del Campo es muy significativa por su importancia como productora de polen de calidad. Este es sin duda uno de los elementos que marcan la diferencia en el bienestar de las colmenas y en la calidad de las mieles.

Zarza o silva

Rubus ssp.

Es una especie de arbusto aculeado, que recibe muchos nombres siendo conocido en Aliste como silva, de la familia de las rosáceas y es popularmente apreciado por sus frutos comestibles.

Robus ulmifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Arbusto de silvas en las lindes de los caminos de Gallegos del Campo

Es un tipo arbusto muy fácil de reconocer por sus tallos flexibles arqueados y provistos de espinas curvadas que a finales de verano produce sus frutos que se denominan moras. El más común que nos podemos encontrar en Gallegos del Campo es el Rubus ulmifolius, siendo característica del mismo que sus espinas sean de la misma forma, siendo una especie de gran interés apícola.

Robus ulmifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor de silva

Son arbustos perennes con tallos bianuales, erectos, arqueados o rastreros, frecuentemente aculeados y pilosos y a veces también con glándulas pediculadas o cerdas sin glándulas.

Robus ulmifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de las espinas del tallo

Las hojas alternas, ternadas, pedatiquinadas, o pinnadas, estipuladas. Inflorescencias laterales o terminales en los tallos del segundo año, flores solitarias o en corimbos o panículas; sépalos 5, persistentes; pétalos 5 en un disco alrededor de la base del receptáculo; estambres y carpelos numerosos.

Robus ulmifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Abeja pecoreando la flor de la silva

El fruto de la silva es una drupa compuesta, 0.5–2 cm de largo, con las características drupéolas carnosas.

Robus ulmifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Fruto de la zarza o silva

Es una planta muy invasiva y de crecimiento rápido que también puede multiplicarse vegetativamente generando raíces desde sus ramas. Puede colonizar extensas zonas de bosque, monte bajo, laderas o formar grandes setos en un tiempo relativamente corto, aspecto que puede apreciarse en Gallegos del Campo en numerosos caminos que quedan intransitables por su capacidad invasora, por lo que debe procederse a su siega para poder dar paso.

Robus ulmifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Camino de Valdirija invadido por silvas que le hacen intransitable

Torvisco

Daphne gnidium

Es un arbusto de entre 70 cm y 150 cm de altura que puede encontrarse en diferentes tipos de suelo y rodeado de diversa vegetación, preferentemente encinares, pinares y robledales. En algunos de nuestros colmenares se encuentra presente de forma natural. Las abejas suelen visitarlo para recolectar su polen.

Daphne gnidium Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de torvisco en el paraje de la Reiquijada de Gallegos del Campo

Las hojas del torvisco, que son abundantes, lanceoladas, tienen forma de punta de espada estando todas dirigidas hacia arriba.

Daphne gnidium Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de las hojas del torvisco

Su fruto es de color rojo, en baya. Dado el potente efecto purgante de la corteza y de las hojas del torvisco es considerado venenoso, ya que puede producir ampollas en la piel tras un prolongado contacto. Hay que tener cuidado con esta planta porque es irritante.

Daphne gnidium Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor del torvisco

Pero también se le consideran propiedades positivas desde la antigüedad, no sólo de forma esotérica como amuleto y repelente de malos espíritus sino como una planta ideal para hacer ligaduras, pues su corteza es una cuerda natural por su flexibilidad y resistencia, pudiéndose hacer nudos muy firmes, siendo característico su uso en Zamora como remedio para frenar la descomposición estomacal de los corderos atándoselo a la cola de los mismos, además de ser usado como insecticida.

Daphne gnidium Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Plantas de torvisco junto al apiario de Bocagundino

Salvia

Salvia ssp.

La salvia es una planta de la familia de las liamiáceas muy frecuente en la comarca de Aliste fácilmente reconocible por su floración violácea.

La especie más representativa es la Salvia verbenaca con sus hojas divididas y flores mucho más pequeñas, azules, lila o blancas de 6-10 mm.

Salvia Las obreras de Aliste Artesanos de la miel zamora spain

Licencia Creative Commons BY ND  Plantas de salvia en floración en el Apiario de Llamorgao

Se trata de una planta perenne y erecta de 20-80 cm de altura que dispone de tallo recto, simple o ramificado.

Las hojas de la salvia son verdosas y arrugadas por el haz, las hojas inferiores se disponen en rosetas basales, largamente pecioladas, oblongas hasta ovales.

flor Salvia Las obreras de Aliste Artesanos de la miel zamora spain

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de flor de salvia

Dispone la salvia de verticilos de 4 hasta 10 flores en espigas flojas o densas, con frecuencia ramificadas, terminales. Siendo característica su corola violeta que florece en primavera hasta el verano.

Espino blanco o majuelo

Crataegus monogyma

Se trata de una planta fanerógama perteneciente a la familia de las Rosáceas.

Es un arbusto de hoja caduca, de cuatro a seis metros de altura, con ramas espinosas, hojas lampiñas y aserradas, caducas, flores blancas, olorosas y en corimbo, y fruto ovoide, revestido de piel tierna y rojiza que encierra una pulpa dulce y una única semilla, de ahí su nombre, apareciendo raras veces dos.

Crataegus monogyna Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Arbusto de Espino blanco tras la floración en las proximidades del apiario de la Ribera

La corteza es gruesa y parda con grietas verticales naranja. Los tallos más jóvenes tienen espinas romas, de uno a 1,5 cm de largo. Sus hojas miden de 2 a 4 cm de largo, obovadas y profundamente lobuladas, a veces casi hasta el centro, con los lóbulos abiertos en un amplio ángulo. El haz es verde negruzco y pálido en el envés.

Crataegus monogyna Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Hoja de Espino blanco

Las flores las emite a fines de primavera (mayo a junio en su área nativa) en corimbos de cinco a veinticinco juntas; cada flor de cerca de un cm de diámetro, con cinco pétalos blancos, numerosos estambres rojos, y un singular estilo; son moderadamente fragantes.

Crataegus monogyna Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  En numerosos parajes de Gallegos del Campo podemos encontrar la espesura que llegan a formar los endrinos, siendo un elemento visual de gran impacto cuando se encuentran en plena floración

El espino blanco da numerosas frutas pequeñas, ovales, rojo oscuras de cerca de 1 cm de longitud, tipo cereza, pero estructuralmente un pomo conteniendo una sola semilla. Las frutas son importantes para la vida silvestre en invierno, particularmente aves que las comen y las dispersan en sus deposiciones.

Crataegus monogyna Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Fruto del Espino blanco

Endrinera o Arañón

Prunus spinosa

Se trata de una especie de arbusto caducifolio perteneciente a la familia de las Rosáceas.

Es un arbusto muy enmarañado y espinoso que alcanza hasta los 3 metros de altura en nuestra localidad, aunque en otros lugares puede alcanzar alturas superiores.

Prunus spinosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  La endrinera, junto al espino blanco, destacan en Gallegos del Campo por ser una de las primeras plantas en florecer. En la imagen se puede apreciar a una de nuestras abejas pecoreando a principio de primavera la flor del endrino

Suele formar grandes espesuras gracias a su fácil y densa reproducción por retoños que brotan de sus raíces.

Tiene las ramillas divergentes, pardo-oscuras, más o menos pilosas en su juventud y rematadas frecuentemente en una espina. En cambio, los tallos viejos presentan la corteza agrisada. Sus ramas espinosas soportan pequeñas hojas ovales y pecioladas de implantación alterna.

Prunus spinosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la hoja de endrino con su característica forma oval, ligeramente lanceolada y con los bordes finamente aserrados

Las flores de esta planta son blancas y pentámeras. Su apertura tiene lugar en primavera antes de la aparición de las primeras hojas, siendo de las primeras flores que pecorean nuestras abejas.

Prunus spinosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Flores del endrino, con sus característicos cinco pétalos y los numerosos estambres, en torno a quince, dispuestas en pequeños grupos sobre las ramitas del año anterior

El fruto se conoce como endrina y es una drupa del tamaño de una uva, de forma ovalada, con alrededor de unos 5 a 10 mm de diámetro cuando el fruto está maduro. El color puede ser azulado, violáceo o negruzco. Presenta una textura aterciopelada y sabor agridulce. Una característica del fruto es el encontrarse cubierto de una fina película de polvillo blanco azulado que si le pasamos el dedo desaparece. Es un fruto muy apreciado para la elaboración de pacharán.

Prunus spinosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  El fruto de la endrina con su característica fina película de polvillo blanco azulado

En Gallegos del Campo nos podemos encontrar esta planta en numerosas localizaciones, aunque probablemente sea el apiario de la Ribera el que tenga a su disposición un mayor número de este tipo de plantas y de floración.

Prunus spinosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Plantas de endrino en flor colindantes al apiario de la Ribera

Tomillo

Thymus vulgaris

Thymus es un género con alrededor de 1500 especies de plantas aromáticas herbáceas y perennes, conocidas comúnmente como tomillo.

Thymus vulgaris Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de tomillo en plena floración

El tomillo es una planta de la familia de las labiadas de amplia distribución, empleado en condimentación y como planta medicinal. Incluso es cultivado en algunas regiones. Es un pequeño subarbusto que puede alcanzar desde los 10 cm hasta los 40 cm. de altura.

Thymus vulgaris Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor del tomillo

Los tallos son erguidos, cuadrangulares, leñosos y muy ramificados. Las hojas son pequeñas, ovales con los bordes enrollados y tomentosas por el envés.

pecoreando flor tomillo Las obreras de Aliste Artesanos de la miel zamora spain

Licencia Creative Commons BY ND  Abeja pecoreando la flor del tomillo

Las flores son pequeñas de color rosa/blanco y producido en corimbos. Tiene un penetrante olor aromático. Florece en primavera a partir de marzo.

Thymus vulgaris Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  El tomillo en estado silvestre se encuentra en Gallegos del Campo en las laderas soleadas. En este caso en el paraje de La Ribera

 

Mejorana o Tomillo de San Juan

Thymus masticina

También perteneciente al género Thymus, se trata de una matita de hasta 50 cm de altura.

Es una especie endémica de la Península Ibérica. Es algo silicícola aunque también suele situarse en terreno calizo evitando los yesos, sobre claros de coscojares y encinares, en colinas secas, zonas arenosas, pedregales, matorrales, jarales y rebollares.

Thymus mastichina Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de planta de Tomillo de San Juan

Las hojas son anchas, elípticas y lanceoladas. Las flores de color blanco se agrupan en cabezuelas verdosas y con un característico aspecto plumoso que proceden de los dientes del cáliz de la flor.

Thymus mastichina Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor del Tomillo de San Juan

Forma parte de las series más regresivas de los encinares, y se considera una indicadora de la provincia Carpetano-Ibérico-Leonesa. Del mismo modo, interviene en las asociaciones Rosmarino-Cistetum ladaniferi (jarales pringosos) y Genisto cinerascentis-Cistetum laurifolii (jarales con hiniesta).

Thymus mastichina Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Plantas agrupadas en matorral de Tomillo de San Juan

Se considera a esta especie de gran importancia en la protección del suelo y como planta melífera. Es sumamente decorativa y desprende un olor característico muy agradable, que se debe al timol o derivados de éste, presente en mayor o menor cantidad en la planta.

Thymus mastichina Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Plantas de Tomillo de San Juan junto a las colmenas del apiario de Bocagundino

Cabracuerna o madreselva de los jardines

Lonicera caprifolium

La madreselva es planta arbustiva trepadora del género Lonicera autóctona del sur de Europa, siendo una planta muy apreciada por lo que suele encontrarse en multitud de jardines, teniendo la suerte en Gallegos del Campo de poder encontrarla de forma natural y silvestre a lo largo de todo nuestro término municipal.

Madreselva Cabracuerna Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND  Entrada al apiario de la Fontanica con gran floración silvestre de madreselva
Lonicera caprifolium Las Obreras de Aliste
Licencia Creative Commons BY ND  La cabracuerna o madreselva crece de forma silvestre y natural en diferentes enclaves de la localidad de Gallegos del Campo

Se trata de un arbusto perenne, con capacidad escaladora, que alcanza los 1-2 metros de altura con el tallo color rojizo, sus hojas de hasta 10 cm de longitud, son opuestas, ovales, sésiles que en lo más alto del tallo se sueldan por la base formando una copa.

madreselva Las Obreras de Aliste Artesanos de la Miel

Licencia Creative Commons BY ND  Brotación de madreselva a principios de marzo. Imagen tomada en el Apiario de la Fontanica

Madreselva Cabracuerna Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND  Flores de madreselva a principios de junio. Imagen tomada en el Apiario de la Fontanica

Esta planta es de las consideradas como melíferas, siendo sus flores aromáticas de color blanco, amarillo o rosa, agrupándose en la cima.

Madreselva Cabracuerna Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle del inicio de la floración de la madreselva

El fruto que se forma es una baya decolor rojo a anaranjado que no se debe utilizar por su toxicidad.

Madreselva Cabracuerna Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la inflorescencia de la madreselva, donde también se puede apreciar el color rojizo del tallo

Trompetillas o campanillas

Narcissus bulbocodium 

Es una especie botánica de la familia de las amarilidáceas que es frecuente encontrar por los prados y pastos de Gallegos del Campo.

Bocagundino Narcissus bulbocodium Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND  La pradera de Bocagundino a inicios de primavera repleta de florecillas silvestres, entre ellas, las campanillas

Es una planta pequeña de raíz bulbácea con flores grandes y solitarias de color amarillo claro, espata visible y papirácea.

Estructura flor Narcissus bulbocodium Las Obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND Estructura de la flor de Narcissus bulbocodium

Narcissus bulbocodium Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND  La flor de la campanilla

Las flores tienen la corola obcónica con tépalos pequeños puntiagudos, estambres largos con los filamentos curvados que no sobresalen del borde y estilo largo.

Narcissus bulbocodium Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de los estambres y pistilo de la flor de la campanilla

Su tallo es cilíndrico de color verdoso, llegando a alcanzar hasta los 25 cm de altura, con hojas de color verde oscuro de 1,5 a 4 mm de ancho, ascendentes. Su fruto es en cápsula con 3 valvas.

Narcissus bulbocodium Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND  La pradera de Bocagundino con gran floración de campanillas. Se pueden observar las montañas nevadas de Sanabria y León al fondo

Espuelas de caballero

Delphinium gracile

Es una hierba fanerógama de la familia de las ranunculáceas. Esta planta puede alcanzar hasta los 40 cm, es poco ramificada y con ramitas finas.

Delphinium gracile Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de Espuelas de caballero

Las hojas inferiores se encuentran profundamente divididas en segmentos largos y muy finos y las superiores simples y lineares.

Las flores, forman un largo racimo, poco espeso. Son de color azul intenso, irregulares o zigomorfas, constituidas por cinco piezas externas de las que la situada en la parte superior se prolonga en una característica larga espuela hacia arriba, que da nombre a la planta. La floración en Gallegos del Campo abarca desde finales de marzo hasta mediados de julio.

Delphinium gracile Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la inflorescencia de la Espuela de caballero con su característico espolón

Los frutos lo constituyen tres folículos, cápsulas alargadas, erectas, unidas longitudinalmente, en cuyo interior resaltan las semillas.

Delphinium gracile Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Fruto de la Espuela de caballero

Lágrimas, pendientes, tembladera

Briza maxima

Es una hierba anual del género de hierbas anuales de la familia de las Poáceas. Su nombre proviene al hecho de que las más leves brisas de aire mueven sus inflorescencias con un temblor característico.

Briza maxima tembladera Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND La Briza maxima la encontramos en numerosos parajes de Gallegos del Campo al final de primavera. Imagen tomada en el apiario de Méijamo

Esta planta dispone de un tallo que puede alcanzar una altura de hasta 70 cm del que se disponen hojas envainantes con lígula membranosa.

Briza maxima tembladera Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND Detalle del tallo de Briza maxima

Su característica inflorescencia se encuentra en panícula laxa con hasta 20 flores con 2 glumas subiguales de menor tamaño que las flores, que tienen lema cordada en la base, son múticas y poseen tres estambres.

Briza maxima tembladera Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND Panícula de Briza maxima

Sus espiguillas cuelgan y tiemblan con cualquier leve brisa de aire. Las espiguillas son muy anchas, tienen textura membranosa y recuerdan vagamente a pequeños insectos.

Menta

Mentha piperita

La menta piperita, perteneciente a la familia de las Labiadas, es un híbrido, estéril y espontáneo de menta acuática, Mentha aquatica, y hierbabuena, Mentha spicata, muy utilizado en la antiguedad por griegos y romanos, y que no pudo obtenerse de forma controlada hasta el siglo XVII, en Inglaterra.

Menta piperita Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Plantas de Menta piperita en el apiario de Llamorgao

Se trata de una planta vivaz, con tallos muy ramificados, de entre 30 y 70 cm de altura de sección cuadrangular, que nace de un rizoma subterráneo del que brota un extenso sistema radicular.

Menta piperita Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de las hojas de Menta piperita

Las hojas son pecioladas, opuestas, ovaladas, entre 4 y 9 cm de largo y 2 y 4 cm de ancho, con el ápice agudo y los márgenes dentados, con el haz de color verde oscuro finamente nervado de rojo en un patrón pinnado. Tanto hojas como tallos suelen ser ligeramente vellosos.

Menta piperita Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Inflorescencia de la Menta piperita

De las axilas foliares brotan los tallos florales en los que desde comienzos del verano aparecen inflorescencias terminales en forma de espiga, con las flores dispuestas en verticilastros sobre el eje floral. Son pequeñas, de hasta 8 mm, con la corola tetralobulada, de color púrpura o rosado.

Menta piperita Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de las flores de Menta piperita

Azafrán silvestre o quitameriendas

Crocus nudiflorus Sm.

En la península Ibérica es una de las especies más abundantes de las tierras de pastos de las ovejas y en las rutas usadas por los rebaños. Nos la podemos encontrar en pastos y prados, claros de matorrales por todo Gallegos del Campo.

Licencia Creative Commons BY ND  Flores de azafrán silvestre en la cañada que atraviesa Bocagundino, se pueden observar los restos de heces del ganado ovino y bovino que atraviesa a diario este camino

Se trata de una planta herbácea con un bulbo sólido, de 8-15 × 6-17 mm, subesférico o piriforme, de ordinario estolonífero; túnicas internas papiráceas, las externas fibrosas, con fibras paralelas.

Crocus nudiflorus Azafran silvestre Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor del azafrán silvestre tomada en noviembre, al final de su ciclo biológico

Sus hojas, en número de  3 o 4, son de desarrollo primaveral, y se encuentran ausentes en la floración. Esta planta florece de septiembre hasta finales de octubre. Las flores del azafrán silvestre son campanuladas con el tubo periántico teñido de lila o púrpura en el ápice, garganta glabra o finamente papiloso-pubescente, blanca o lilacina. Los tépalos de 30-60 x 9-20 mm, de elípticos a oblanceolados, obtusos, intensamente teñidos de color liliáceo-purpúreo.

Crocus nudiflorus Azafran silvestre Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de los característicos estambres de la planta de azafrán silvestre

Muy características son sus anteras amarillas, con un estilo igual o más largo que los estambres, abierto en cortas y finas ramas, de color anaranjado. Su fruto en cápsula de 7-8 x 30-40 mm, estrechamente elipsoidal, con semillas de color pardo, elipsoides.

Almendro

Prunus dulcis

El almendro es un árbol caducifolio de la familia de las rosáceas. Esta especie pertenece al subgénero Amygdalus del género Prunus.

Prunus dulcis almendro Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Aunque no es un árbol excesivamente numeroso, en Gallegos del Campo nos podemos encontrar este árbol en diversas localizaciones

Puede alcanzar hasta los cinco metros de altura con su tallo liso, verde y a veces amarillo cuando es joven, que pasa a ser agrietado, escamoso, cremoso y grisáceo cuando es adulto.

Prunus dulcis almendro Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de la flor del almendro

Es una especie de hoja caduca, con las hojas simples, lanceoladas, largas, estrechas y puntiagudas, de 7,5 a 12,5 cm de longitud y color verde intenso, con bordes dentados o festoneados.

almendro Las Obreras de Aliste Artesanos de la Miel Zamora apicultura

Licencia Creative Commons BY ND Abeja acercándose a una flor de almendro

 

La flor solitaria o en grupos de 2 o 4, es pentámera con cinco sépalos, cinco pétalos con colores variables entre blanco y rosado dependiendo de las especies de unos 3 a 5 cm de diámetro.

Prunus dulcis almendro Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle del fruto del almendro

Los frutos, que se denominan almendra, son de unos 3 a 6 cm de longitud en drupa con exocarpio y mesocarpio correosos y endocarpio duro, oblongos, elipsoidales, con carne seca, tomentosos, de color verde, dehiscentes.

Amargaza o manzanilla de los campos

Anthemis arvensis

Es una planta herbácea anual perteneciente a la familia de las asteráceas.

Anthemis arvensis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Las amargazas se encuentran en numerosos enclaves de la localidad de Gallegos del Campo, en este caso junto al apiario de Méijamo

Esta planta puede alcanzar hasta medio metro de altura, siendo sus tallos glabros y muy numerosos y con hojas son bi- o tripinnatisectas, con los folíolos lineares.

Anthemis arvensis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de tallo y hojas de la amargaza

Florece hacia finales de primavera, formando un capítulo terminal con flores liguladas blancas unisexuales, y flosculosas tubulares, amarillas, hermafroditas en el disco.

Anthemis arvensis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Flor de amargaza, en este caso con un Coccinelido

Las lígulas extremas de color blanco son regulares, tridentadas y ovadas, de hasta un centímetro de longitud que caen hacia abajo laxamente tras la floración, tapando el involucro pero sin llegar a caerse. Las flores externas se abren antes. El receptáculo entre las flores es escamoso y su fruto es un aquenio liso, de sección cuadrangular o redondeada.

Anthemis arvensis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Las amargazas son muy frecuentes en todo el término de Gallegos del Campo

Achicoria, flor de árnica y lechera

Crepis vesicaria

Es una especie de planta herbácea del género Crepis en la familia de las asteráceas.

Es una especie anual, bienal o perenne, de hasta 1,20m de altura y de raíz pivotante, con el tallo, erguido a arqueado o decumbentes, es más o menos surcado y generalmente muy ramificado, glabro a híspido y/o tomentoso y con pelos glandulares negros.

Las hojas son esencialmente basales, pero también caulinares; las de la roseta basal son pecioladas, de limbo oblanceolado a ovado con márgenes pinnados (con el lóbulo apical grande) a dentados, y de superficies hirsutas o glabras; las caulinares más o menos sentadas y de morfología bastante parecida.

Crepis vesicaria Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND La flor de la Crepis vesicaria ejerce una gran atracción sobre numerosos insectos

Los capítulos, en número de 10 a 20 y organizados en corimbos laxos, tienen el involucro campamulado con 5-12 bráctea externas pequeñas (3-4mm), glabras, ovadas a lineal-lanceoladas, usualmente glandulares y más o menos reflejas en la fructificación. Las internas, en número de 7-16, son lanceoladas, de 10-12 mm de largo, con ápices, obtusos o agudos, algo ciliados, la cara abaxial tomentosa y a menudo con glándulas negras. Rodean un receptáculo con alveolas pentagonales de bordes fibrosos, sin páleas. Hay unas 50-70 lígulas de color amarillo con una banda rojiza, más o menos alargada, en el envés.

Las cipselas, homomórfas o dimorfas, de forma fusiforme y de 4-9 mm de largo, son de color marrón pálido o amarillento, con ápices progresivamente atenuados en pico de 2-5 mm y con 10 costillas finas, generalmente finamente tuberculadas, mientras el vilano está constituido por finas cerdas barbeledas blancas.1

Encina

Quercus ilex

Se trata de un árbol de la familia de las fagáceas, perennifolio, de talla media aunque puede alcanzar hasta los 25 metros de altura, pudiendo aparecer también en forma arbustiva en función de las características del terreno y las condiciones climatológicas y vivir cientos de años.

Encina en flor

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de encina en plena floración en el paraje del Castro de Gallegos del Campo

La encina es, como el resto de las especies del género Quercus, una planta monoica, aunque presenta cierta tendencia a la dioecia (pies con preponderancia de flores masculinas o femeninas).

Encinas en la fontanica

Licencia Creative Commons BY ND Es característica la presencia de encinas cerca de nuestros apiarios. En la imagen podemos apreciar las encinas que sirven de cobijo y sombra en el apiario de la Fontanica

Sus flores masculinas aparecen en amentos, que se desarrollan a comienzos de la primavera, densamente agrupados en los ramillos del año, primero erectos y finalmente colgantes, que toman un color amarillento, luego anaranjado y, al final, a la madurez, pardo. Se dan por toda la copa, aunque preferentemente en la parte inferior y en algunos ejemplares con más abundancia que las femeninas, por lo que estos pies son poco productores de frutos. Al final, una vez madura, se transformará en bellota.

Flor de la encina

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de la flor de la encina a finales de abril

Las flores femeninas son pequeñas; salen aisladas o en grupos de dos, sobre los brotes del año y en un pedúnculo muy corto, presentando en principio un color rojizo y a la madurez un amarillo anaranjado.

Flor de encina y libélula

Licencia Creative Commons BY ND La flor de la encina también produce la atracción de otro tipo de insectos, en este caso una libélula al tratarse de encinares cercanos al cauce de arroyos en Gallegos del Campo

La floración se produce entre los meses de marzo a mayo, cuando la temperatura media alcanza los 20 °C y 10 horas de sol diarias, después de un periodo de estrés.

Quescus ilex Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  El pequeño fruto de la encina, la bellota, en sus primeras fases de crecimiento

La dispersión del polen es principalmente anemófila, y en menor medida entomófila, durando entre 20 y 40 días según las condiciones meteorológicas. La alogamia es el tipo de reproducción más frecuente, entre distintos individuos, aunque también es posible la autopolinización con flores masculinas del mismo individuo autogamia.

Sotobosque de encinas en los bubones

Licencia Creative Commons BY ND La presencia de encinas en formación de sotobosque está generalizada en el término de Gallegos del Campo. En la imagen se puede apreciar esta formación en el paraje de Los Bubones

Es un árbol nativo de la región mediterránea, siendo su sotobosque un indicador claro del paisaje del sur de Europa. Considerado por muchos botánicos el árbol español por antonomasia y se encuentra en diversas zonas de Gallegos del Campo, tanto de forma aislada como formando masas más compactas y homogéneas.

Encina de Gundino Las Obreras de Aliste Artesanos de la Miel

Licencia Creative Commons BY ND  La encina de Gundino en invierno. Muy próxima al apiario de Bocagundino

La encina y el roble son probablemente los árboles más simbólicos de nuestra cultura mediterránea. Bajo las encinas, símbolo de justicia y paz, era donde los griegos tomaban las decisiones más importantes.

Encina de Gundino

Licencia Creative Commons BY ND La encina de Gundino al inicio de la primavera, una de las señas de identidad  de Gallegos del Campo

Las Escobas

Cytisus ssp

Es una planta arbustiva, relativamente grande, de 1 a 2 m de altura, con ramas delgadas, estriadas, de color verde, sin espinas y con pocas hojas.

Cytisus ssp Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Matorral de escobas blancas en el campo de Gallegos

La flor es papilionada y nace de la axila de las hojas. Tienen el cáliz dividido en dos lóbulos enteros y redondeados.

Detalle de flor de retama de escobas en Gallegos del Campo Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor de Retama de escobas en Gallegos del Campo

Cytisus ssp Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor de la Escoba blanca

Destacan la escoba blanca Cytisus multiflorus, la escoba amarilla Cytisus striatus, y sobre todo la Cytisus scoparius, todas ellas de gran implantación en Gallegos del Campo.

La floración es desde principios de marzo hasta finales de mayo o principios de junio.

Retama de escobas en Gallegos del Campo Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Planta de Retama de escobas a finales del mes de abril en los aledaños de Gallegos del Campo

El fruto es una legumbre, muy pelosa, que después de madurar se torna de color negruzco.

Detalle de fruto de retama de escobas en Gallegos del Campo Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Fruto de la Escoba amarilla, legumbre con la abundante pelosidad

Fruto retama Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Fruto de la Escoba amarilla en el mes de julio, donde ya ha adquirido los tonos más negruzcos característicos

La escoba blanca, con ramas flexibles y angulosas, tiene las flores amariposadas, muy numerosas y de color blanco.

Cytisus ssp Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de Escoba blanca totalmente florida durante el mes de mayo en Gallegos del Campo

La escoba amarilla, también llamada hiniesta, dispone de flores amariposadas y de color amarillo, dispuestas en las axilas de las hojas. Al igual que la escoba blanca, su fruto es una legumbre recubierta de pilosidad.

En cuanto a Cytisus scoparius, también llamada retama de escobas, se diferencia de la escoba amarilla en que sus tallos son angulosos de sección cuadrada y color verde más intenso, así como una menor pelosidad de la legumbre.

Apiario rodeado de retama de escobas en Gallegos del Campo Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  El apiario de Bocagundino rodeado de Escobas amarillas en plena floración de primeros de mayo

Es muy frecuente encontrarlas formando matorrales, aunque también la podemos ver de forma aislada en numerosos parajes de nuestra localidad. Para la colmena es muy importante contar con esta floración, ya que además de recoger el néctar de sus flores lo hacen de su polen, siendo muy característico.

Cytisus ssp Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Abeja pecoreadora junto a una flor de Escoba blanca

Todos nuestros apiarios disponen de floración abundante de esta especie vegetal. En algunos de ellos se encuentra presente justo al lado de las colmenas, por lo que las abejas obreras pecoreadoras poco esfuerzo necesitan en este caso para realizar su labor.

Colmena rodeada de retama de escobas en Gallegos del Campo Aliste

Licencia Creative Commons BY ND En algunos de nuestros apiarios las Retama de escobas se unen de forma inextricable junto a nuestras colmenas

Flor de cuco, cardamina o mastuerzo

Cardamine pratensis

Se trata de una especie fanerógama perteneciente a la familia Brassicaceae. Es una planta herbácea perenne con un tallo erecto que alcanza los 40-60 cm de altura, por lo que se puede apreciar como sobresale sobre el resto de especies pratenses y la hace fácilmente identificable.

Cardamine pratensis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de los prados de Bocagundino donde se puede apreciar como sobresale y es fácilmente visible la flor de cuco

Tiene las hojas pinnadas de 5-12 cm de longitud con 3-15 segmentos, cada uno con 1 cm de longitud.

Cardamine pratensis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de flor de cuco

Las flores se producen en espigas de 10-30 cm de longitud, con flores de 1-2 cm de diámetro con cuatro pétalos rosa pálido. Lo habitual es encontrarla en terrenos húmedos y cercanos a fuentes de agua.

Cardamine pratensis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Esta planta de gran interés apícola también es apreciada por otros insectos

Hierba de Santiago

Senecio jacobea

Se trata de una planta bianual o perenne, que florece de julio a septiembre, con tallos de hasta 150 centímetros, de subglabros a flocosos, sólo ramificados en la inflorescencia.

Senecio jacobea Las Obreras de Aliste Artesanos de la Mie

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de Hierba de Santiago

Sus hojas son alternas; las basales y caulinares inferiores, de diez a veinte centímetros, son lirado – pinnatífidas, pecioladas, que blanquean y secan en la floración; las caulinares medias y superiores son 1 – 2 veces pinnatífidas, teniendo los segmentos formando ángulos rectos con el raquis de la hoja, base semiamplexicaule y normalmente algo flocosas en el envés; el segmento terminal es mayor que los restantes.

Senecio jacobea Las Obreras de Aliste Artesanos de la Mie

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de las hojas y tallo de la Hierba de Santiago

Las flores se reúnen en inflorescencias de tipo capítulo de menos de veinte milímetros de diámetro, que a su vez se disponen en un denso corimbo. Las brácteas del involucro se disponen en una fila, de siete a diez milímetros; son subglabras, estrechamente ovadas, agudas, y hay otras 2 – 5 suplementarias que miden la cuarta parte de las anteriores.

Senecio jacobea Las Obreras de Aliste Artesanos de la Mie

Licencia Creative Commons BY ND  Inflorescencia de la Hierba de Santiago

El receptáculo es plano, sin escamas, y normalmente las flores externas son liguladas, amarillas, de doce a quince milímetros, y femeninas, mientras que las internas son tubulares y hermafroditas.

Senecio jacobea Las Obreras de Aliste Artesanos de la Mie

Licencia Creative Commons BY ND  Inflorescencia de la Hierba de Santiago

El androceo consta de cinco estambres epipétalos, con anteras sagitadas provistas de apéndices basales enteros o lacerados, formando un tubo que rodea el estilo. El gineceo tiene un ovario ínfero, unilocular, del que surge un estilo solitario con dos estigmas y su fruto es un aquenio.

Senecio jacobea Las Obreras de Aliste Artesanos de la Mie

Licencia Creative Commons BY ND  Hierba de Santiago en el Apiario de la Fontanica a finales de septiembre

Manzano

Maluss ssp

Es un árbol de la familia de las rosáceas, cultivado por su fruto, apreciado como alimento. En Gallegos del Campo hay una cantidad apreciable de manzanos en los aledaños del pueblo, así como otros muchos ejemplares que se encuentran en estado de semiabandono en los bordes de baldíos.

Manzano Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ejemplar de manzano en el camino de Carrichana en Gallegos del Campo

Las flores del manzano se presentan en conjuntos de seis. La flor es de cinco pétalos y muestra un agradable aroma. Posee nectarios que la hacen muy atractiva para las abejas. No existen variedades comerciales que produzcan frutos de calidad si la presencia de abejas pues la polinización permite la formación de semillas y a su vez la semilla produce las hormonas que estimulan el desarrollo del fruto.

Malus manzana Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de flor de manzano

La flor del manzano nos muestra que posee cinco estigmas unidos en un estilo único que conecta al ovario, donde están los óvulos. Las abejas son atraídas por las flores de la manzana por su néctar y el olor de los pétalos. Al mismo tiempo que la abeja colecta néctar, también recoge polen.

Malus manzana Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Abeja pecoreando la flor de manzano

Cuando la abeja se para sobre una flor roza su pistilo dejando granos de polen en el estigma pegajoso. Los tubos envían granos de polen hacia abajo a través de los estilos, los cuales alcanzan el ovario. Los óvulos fertilizados se convertirán en semillas. La pared exterior del ovario se convierte en la parte blanca, la pulpa de la manzana, y la pared interior del ovario se convierte en el corazón de la manzana que rodea las semillas. Comenzando el crecimiento de su fruto, la manzana.

Malus manzana Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Frutos de manzano recién fecundados iniciando su engrosamiento

En el verano, las manzanas crecen mucho más y gradualmente van cambiando de color, hasta madurar en el otoño, siendo recogidas en esta localidad en el mes de septiembre y octubre.

Malus ssp Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Tras la introducción de los apiarios en Gallegos del Campo, se puede apreciar a lo largo de toda la localidad el aumento de frutos fecundados en las especies frutales, en este caso en el manzano

Castaño

Castanea sativa

Se trata de una especie arbórea de aspecto macizo que, aunque puede alcanzar alturas de hasta 30 metros, lo más normal es que se ramifique y divida a pocos metros dando lugar a su porte característico de copas amplias y densas.
Castanea sativa Las Obreras de AlisteLicencia Creative Commons BY ND Ejemplar de castaño en floración en la localidad de Gallegos del Campo

Es un género de plantas de la familia de las Fagáceas, nativas de las regiones templadas del hemisferio norte. El género tiene 9 especies aceptadas, de los casi 180 taxones descritos.

Su corteza es gris y lisa en las primeras edades para volverse posteriormente parda y con grietas longitudinales. De hojas alternas, grandes y lustrosas de 10 a 25 cm de longitud con borde dentado y marcada nerviación secundaria. Son árboles de hojas caducas.

Las inflorescencias, en amentos axilares erectos, rígidos o flexibles, llevan las flores masculinas en su parte distal y las femeninas en la base.

Flor de castañoLicencia Creative Commons BY ND Detalle de la flor del castaño

Las flores masculinas, con perianto de 6 lóbulos ovado-obtusos, tienen 10-20 estambres, mientras las femeninas se organizan en grupos de 1-3 flores (cimas triflores/dicasios) de perianto urceolado más o menos hirsuto con 6-8 lóbulos, 6-9 estilos en el ápice del ovario, ápice cubierto de pelos sedosos adpresos que se extienden hasta la base de los estilos -y persistirán en el aquenio derivado de dicho ovario-, y 6-8 estambres rudimentarios, cada grupo de flores rodeado por un involucro cupuliforme de brácteas.

Polinización del castaño

Licencia Creative Commons BY ND    Abeja pecoreando la flor de castaño en Gallegos del Campo

La polinización del castaño se lleva a cabo por insectos y especialmente por las abejas. Se conoce como castaña al fruto de estos árboles.

Castanea sativa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND    El típico “pellizo” es una envoltura espinosa que protege las castañas hasta que están maduras

Infrutescencia con cúpula (o calibio) de 2-4 válvas, connadas marginalmente hasta la maduración, y que encierran completamente o casi completamente los aquenios. Dicha cúpula involucral dehiscente, que deriva del involucro brácteal, es densamente espinosa, con espinas irregularmente ramificadas, a menudo entrelazadas, más o menos cubiertas de pelos simples.

pellizo Castanea sativa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND    Conforme avanza la maduración, se van abriendo los “pellizos” y se puede llegar a observar las castañas

pellizos Castanea sativa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND    Los “pellizos” tras caer al suelo previo a proceder a su recolección

En Gallegos del Campo la zona de castañares se encuentra principalmente al oeste de la localidad, encontrándose la mayor parte de ellos cuidados por los habitantes y descendientes de los mismos, que los heredan y mantienen de generación en generación, por lo que se encuentran ejemplares de gran edad.

zona de castaños en Gallegos del Campo

Licencia Creative Commons BY ND Zona de castañares en la ladera del Castro de Gallegos del Campo

Roble o melojo

Quercus pyrenaica

Conviene advertir que el término roble se utiliza para referirse a muchas especies de árboles del género Quercus nativas del hemisferio norte. En su uso originario el término robur designa a las especies europeas de Quercus de hojas blandas, de borde sinuoso y caducas.

Quercus pyrenaica Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ejemplar de roble melojo en la zona de los Bubones al norte de Gallegos del Campo

El más notable de los robles europeos es, la especie forestal dominante en la vertiente atlántica de Europa. Así, esta variedad recibe los nombres de carballo en Galicia y especialmente en Aliste.

El melojo junto a la encina son los árboles que mayor extensión ocupan en esta comarca. Es un árbol que brota abundantemente de raíz, por lo que es normal en Gallegos del Campo verlo formar extensas zonas de matas o arbustos, los rebollos. Ha sido común su utilización por los habitantes de este pueblo a través de podas periódicas para obtener su leña.

Quercus pyrenaica Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  A excepción de la zona este de Gallegos del Campo, en el resto de su término nos encontraremos con numerosas formaciones de matas y arbustos de robles, rebollares, junto a encinas y gran cantidad de plantas melíferas fruto de la biodiversidad de este enclave natural

El tronco es recto y con porte inferior a los 15 metros. Con respecto a las hojas, a pesar de ser caducas suelen mantenerse marchitas en el árbol durante la mayor parte del invierno.

Las flores masculinas y femeninas nacen sobre el mismo pie, en abril, mayo o primeros de junio, siendo las masculinas amarillentas y menudas, con envuelta dividida en 5-8 lacinias pelosas, número variable de estambres y agrupadas en amentos colgantes, y las femeninas solitarias o en grupos de tres o cuatro, en las axilas de las ramillas del último año. Sus frutos, igual que en el resto de especies del género, son unas bellotas, en este caso gruesas, de pedúnculo corto y rechoncho, de hasta 3-4 cm de longitud, con 1/3-1/2 cubierto por una cúpula hemisférica con forma de dedal, vellosa, con numerosas escamas lacias.

Quercus pyrenaica Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle del inicio de la floración del roble

El fruto del melojo es la bellota, que no debemos confundir unas excrecencias o protuberancias esféricas denominadas cecidias o agallas, muy frecuentes en ejemplares adultos. Estos tumores son producidos como defensa del árbol hacia las larvas depositadas por avispas en sus tallos. La agalla desarrolla unos tejidos vegetales en capas, que dan alimento y protección a las larvas convirtiéndose en perfectas guarderías hasta que emergen por una serie de orificios que, eventualmente, son utilizados a su vez por otros insectos para entrar en el habitáculo. Estas agallas se han utilizado para prender fuego, como tinte y como astringente.

Quercus pyrenaica Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Agallas de roble, conocidas como bullacas por los habitantes de Gallegos del Campo

Además del valor que tiene la floración de este árbol, de mayo a junio en esta comarca, para la producción de miel, cabe destacar como a final del verano y el otoño pueden ser también un periodo de gran cosecha de miel, pero en este caso, no de las flores sino procedente de los mielatos.

Quercus pyrenaica Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de las características hojas del roble

Los mielatos son secreciones de árboles, sobre todo árboles de este género quercus como son las encinas, robles o alcornoques, provocados por insectos chupadores de savia como algunos áfidos, pulgones, que contienen una cierta cantidad de azúcar que las abejas son capaces de transformar en miel.

hoja roble Las Obreras de Aliste Artesanos de la Miel

Licencia Creative Commons BY ND  Hoja seca de roble en otoño

La miel proveniente de mielatos es una miel más oscura, menos dulce y con un gran sabor que se suele conocer con el nombre de miel de bosque o miel de encina. Es una miel que no suele cristalizar a pesar de ser muy densa y que tiene que tener una conductividad eléctrica superior a 0.8.

Rosa de lobo

Paeonia broteri

Es una especie perteneciente a la familia Paeoniaceae muy conocida por sus características y vistosas flores rojas que podemos encontrar en numerosos parajes de Gallegos del Campo.

Rosa de lobo Praeonia broteri Las Obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND  Mata de Rosa de lobo en el paraje de La Fontanica

Las hojas de la Rosa de lobo son simples divididas de color verde brillante por el haz y glabras por el envés, sésiles o subsesiles, de ápice agudo, de hasta 19 foliolos de 3 a 4 cm de ancho.

Rosa de lobo Praeonia broteri Las Obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la hoja de la Rosa de lobo

El tallo de la Rosa de lobo es glabro de hasta 50 cm de altura, en cuya base hay unas hojas de color rojo.

Rosa de lobo Praeonia broteri Las Obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND  Tallo, rama y flor de Rosa de lobo

Sus flores son hermafroditas, grandes y solitarias, cuentan con 5 sépalos y de 5 a 10 pétalos, de un característico color rojo, con numerosos estambres y anteras amarillas.

Rosa de lobo Praeonia broteri Las Obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND  Inicio de la floración en la Rosa de lobo

El fruto de la Rosa de lobo es en folículos cubiertos con pelos blanquecinos que contienen semillas que cuando maduran se tornan de color negro.

Rosa de lobo Praeonia broteri Las Obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor con sus característicos y numerosos estambres de la Rosa de lobo

Romero

Rosmarinus officinalis

Es una especie del género Rosmarinus de la familia Lamiaceae, cuyo hábitat natural es la región mediterránea.

El romero es un arbusto perennifolio, aromático, leñoso, muy ramificado y ocasionalmente achaparrado y que puede llegar a medir 2 metros de altura. Los tallos jóvenes están cubiertos de borra -que desaparece al crecer- y tallos añosos de color rojizo y con la corteza resquebrajada.

Romero

Licencia Creative Commons BY ND Arbusto de romero

Las hojas son siempre muy numerosas y en forma linear, con el margen revuelto, consistencia coriácea y color verde oscuro por el haz , en tanto que toma tonos más blancos por el envés.

Romero

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de la flor de romero

Las flores son de unos 5 mm de largo. Tienen la corola bilabiada de una sola pieza. El color es azul violeta pálido, rosa o blanco, con cáliz verde o algo rojizo, también bilabiado y acampanado. Son flores axilares, muy aromáticas y melíferas; se localizan en la cima de las ramas, tienen dos estambres encorvados soldados a la corola y con un pequeño diente.

Abeja pecoreando romero

Licencia Creative Commons BY ND Abeja pecoreando la flor de romero en Gallegos del Campo

El fruto, encerrado en el fondo del cáliz, está formado por cuatro núculas de 1,5-3 por 1-2 mm, ovoides, aplanadas, color castaño claro con una mancha clara en la zona de inserción.

Abeja pecoreando romero

Licencia Creative Commons BY ND Abeja pecoreando romero en el paraje de La Fontanica en Gallegos del Campo

En Gallegos del Campo encontramos el romero repartido a lo largo de todo su término, sobre todo en las lindes de las antiguas parcelas y por todo el sotobosque.

Licencia Creative Commons BY ND  Abejorros trabajando el romero en el mes de octubre en Gallegos del Campo

Retama

Spartium junceum

La retama es un género monotípico de plantas con flores perteneciente a la familia Fabaceae, cuya única especie es el Spartium junceum, llamada retama de olor, gayomba, gallomba, ginesta o ginestra.

Spartium junceum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Ejemplar de retama al inicio de su floración

Se trata de una planta perenne, leguminosa, arbusto nativo del Mediterráneo en el sur de Europa y que se encuentra muy relacionada con otros arbustos de los géneros Chamaecytisus, Cytisus y Genista.

En Gallegos del Campo son numerosos los parajes donde abunda esta planta, destacando el paraje de Bocagundino y de Mazada.

Licencia Creative Commons BY ND Arbusto de retama en plena floración

Su altura suele situarse entre los dos y los cuatro metros, con tallos centrales, numerosos de más de 5 cm de espesor, raramente 1 dm. Suele crecer en matas, planta suculenta gris verdosa, mata juncácea con pequeñas hojas de 1-3 cm de longitud y 2-4 mm de ancho.

Spartium junceum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de la flor de la retama

Es una planta caducifolia, siendo sus hojas poco importantes para la planta, ya que gran parte de la fotosíntesis se hace en las varas. A fines de primavera se cubre de flores profusas, fragantes, amarillas pálidas de 2 cm de ancho.

En Gallegos del Campo son numerosos los parajes donde abunda esta planta, destacando el paraje de Bocagundino y de Mazada.

Licencia Creative Commons BY ND Fruto en legumbre de la retama

A fines de verano, sus legumbres, que son vainas de semillas, maduran en color negro, 4-8 cm de long., 6-8 mm de ancho y 2-3 mm de espesor; hacen dehiscencia frecuentemente con un audible «crac», desparramando las simientes desde el arbusto parental.

Spartium junceum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Paraje de Mazada en plena floración de retama

En Gallegos del Campo son numerosos los parajes donde abunda esta planta, destacando el paraje de Bocagundino y de Mazada.

Lilas

Syringa ssp.

Las lilas (Syringa) son un género botánico de cerca de 20 especies aceptadas – de las más de 100 descritas – de fanerógamas en la familia de olivos de las Oleaceae, nativas de Europa y Asia.

Lilas Syringa ssp. Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Arbusto de lilas en una pared de piedra en la localidad de Gallegos del Campo

Las lilas crecen desde grandes arbustos a pequeños árboles junto a los bordes de los caminos y paredes de piedra que formaban antiguas lindes a lo largo de todo el término de Gallegos del Campo.

Lilas Syringa ssp. Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Multitud de abejas dirigiéndose a pecorear la flor de la lila

Las hojas son opuestas y en la mayoría de las especies simples y acorazonadas.

Lilas Syringa ssp. Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la inflorescencia de lila

Las flores se producen en primavera, cada una de cerca de 1 cm de diámetro, blanco, rosa pálido o más generalmente purpúreas, con cuatro pétalos; en largos panículas, y en varias especies con una fuerte fragancia.

Lilas Syringa ssp. Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Inflorescencia de lila de color rosado, muy apreciada por las abejas

Esta inflorescencia es muy apreciada por las abejas, por lo que es muy normal que podamos apreciar abejas pecoreadoras en esta planta. Conviene recordar que las abejas cuando están pecoreando, trabajando, no son agresivas, por lo que es un espectáculo visual observarlas trabajar en esta inmensidad de flores que les ofrece la naturaleza de esta planta.

Lavanda

Lavandula officinalis

Se trata de un pequeño arbusto de la familia de las Labiadas, conocida también como cantueso habitual de la cuenca mediterránea. Es una planta aromática de porte pequeño, no suele sobrepasar el metro de altura y muy ramificado, con tallos leñosos, que suele asociarse muy bien con el romero o el tomillo.

planta de lavanda en Gallegos del Campo Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Planta de lavanda en el paraje de la Ribera de Gallegos del Campo

Las hojas son de forma linear con el borde enrollado y con una densa pelosidad blanca por ambas caras. Con respecto a las flores, que suelen aparecer de abril a junio, se encuentran en el extremo de las ramas formando una inflorescencia en espiga con forma oval y de color violáceo a rosado. Las espigas tienen sobre ocho flores sin brácteas pegajosas por la presencia de aceites esenciales en las mismas, y están rematadas por un penacho de brácteas grandes y de tonalidad púrpura.

Detalle de la flor de lavanda en Gallegos del Campo Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor de lavanda en el término de Gallegos del Campo

Lo más destacado de esta planta es el penetrante y agradable olor que desprende, característico de esta especie.

Lavanda junto a las colmenas en Gallegos del Campo Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Plantas de lavanda junto a las colmenas del apiario de Bocagundino

Esta planta es cultivada en numerosos lugares de España, pero en nuestro municipio se encuentra dispersa a lo largo y ancho del mismo, estando muy próxima de nuestros apiarios e incluso dentro de los mismos, dando cobertura natural a las colmenas.

Lavanda en el apiario de Llamorgao Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Presencia de lavanda en las inmediaciones del apiario de Llamorgao

Zapatitos, conejitos u ortiga mansa

Lamium amplexicaule

Se trata de un conjunto de plantas todas ellas de la especie Lamium, planta fanerógama herbácea y anual de zonas cálidas y templadas.

Es una planta rastrera con un porte bajo, inferior a 25 cm de altura. Es característica la fina pubescencia con que cuentan el tallo y hojas.

Lamium amplexicaule Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de la inflorescencia de Lamium amplexicaule

Las hojas son opuestas, redondeadas, con el margen lobulado, sésiles, con las inferiores tendiendo a la forma oval.

Se propaga de forma silvestre entre los pastizales de Gallegos del Campo y es muy habitual encontrarla.

Lamium amplexicaule Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de flor, hojas y tallo de Lamium amplexicaule

Esta planta florece entre mediados de invierno y principios del verano, produciendo inflorescencias en verticiliastros con brácteas abrazadoras formadas por flores hermafroditas, zigomorfas, de color morado, con el tubo de la corola largo de uno a dos centímetros como máximo, con labio superior galeado e inferior blanco moteado de púrpura. El cáliz lo componen cinco sépalos soldados.

Lamium amplexicaule Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de mezclas de plantas y flores, entre las que se encuentra  Lamium amplexicaule que podemos encontrar en los pastizales y baldíos de Gallegos del Campo

Es una importantísima fuente de polen para las abejas melíferas, siendo una de las primeras flores que se abren en invierno.

Alhelí amarillo

Cheiranthus cheiri

También recibe el nombre de flor de muros, alhelí dorado o simplemente alhelí. Se trata de una planta de la familia de las Crucíferas. Son plantas vivaces y subarbustos originarios, en su mayoría, de la cuenca mediterránea.

Alhelí Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Extremo apical del alhelí donde se observa el racimo  de flores

Las hojas son estrechas y punteadas y pueden alcanzar los 20 cm de longitud Sus hojas son pequeñas, perennes y estrechas, situadas sobre el tallo semileñoso en disposición en espiral y en ocasiones también alterna.

Alhelí abejorro

Licencia Creative Commons BY ND  La flor del alhelí es codiciada por numerosos insectos, en este caso un abejollo dispuesto a posarse

Las flores del alhelí aparecen en racimos terminales y pueden ser de color naranja, amarillo, rojo, blanco o violeta, siendo muy vistosas y apreciadas por las abejas.

Alhelí Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  La flor del alhelí con sus características tonalidades anaranjadas

La variedad que se observa en Gallegos del Campo necesita de una exposición a pleno sol y temperaturas altas, no siendo excesivamente exigente en cuanto al suelo, siempre que no sea calcáreo ni retenga un exceso de agua.

Alhelí Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Flor de alhelí pecoreada por una abeja

Es muy normal encontrar sus flores en las proximidades a la localidad, en los márgenes de los pequeños huertos y jardines.

Cerezo

Prunus ssp.

Es un subgénero que consta de varias especies de árboles que se cultivan extensamente por su fruta, la cereza, aunque también se encuentra en forma silvestre.

Junto con los almendros, melocotoneros, ciruelos, y albaricoqueros forma parte del género Prunus y perteneciente a la familia de las Rosáceas.

Cerezo Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ejemplar de cerezo en flor junto a la Iglesia de Gallegos del Campo

Los miembros de este subgénero se distinguen por la floración, que surge en pequeños corimbos de varias flores juntas (ni arracimadas ni solitarias) y por la suavidad de su fruto que se caracteriza por poseer una única y poco profunda hendidura (o ninguna) en un lado. Su flor es muy apreciada por las abejas.

Cerezo Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Flor de cerezo pecoreada por abejas

Las cerezas maduran desde finales de primavera hasta principios de verano, siendo un período muy corto de recolección en comparación con otros árboles frutales. Su característico color rojo se debe a la antocianina.

Cerezo Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Flores de cerezo tras ser fecundadas e iniciando su crecimiento como fruto

Es un árbol de hoja caduca, que puede alcanzar los 30 metros de altura.La corteza de su tronco es lisa y de un marrón oscuro con tonos rojizos muy característico, cuyas ramas están agrupadas en coronas anuales.

Cerezo Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Árbol de cerezo con sus frutos maduros

En las cercanías de la población de Gallegos del Campo es frecuente observar numerosos ejemplares de este frutal.

Altramuz azul

Lupinus angustifolius

El altramuz azul es una planta herbácea anual, leguminosa silvestre, que es de las pocas especies cultivadas del género Lupinus, cuyas semillas se aprovechan en alimentación.

Como planta silvestre la podemos encontrar durante la primavera y principios de verano, en suelos preferentemente ácidos, como son los terrenos de monte bajo y matorrales de Gallegos del Campo.

Lupinus angustifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de una pradera con numerosos altramuces azules silvestres en Gallegos del Campo

Esta planta alcanza una altura de casi un metro y una hermosa y llamativa floración de color azul. Los frutos o semillas, los altramuces, se desarrollan en el interior de una vaina, como los de otras leguminosas. Los tallos de esta planta están muy ramificados, siendo erectos, pelosos, con pelos patentes de 0’5 – 0’8 mm.

Las hojas del altramuz azul son palmaticompuestas, alternas, con pecíolos de 2 a 7 cm de largo. Sus láminas, digitadas, se encuentran divididas en 5 a 9 foliolos más o menos carnosos y de forma linear- oblonga o linear-espatulada, muy estrechos y con el ápice redondeado, con el haz glabro y el envés pubescente. Los bordes son enteros.

Lupinus angustifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de inflorescencia, tallo y hojas del altramuz azul

Las inflorescencia son de tipo racimo, terminal, laxo, de entre 10 y 20 cm. que puede tener hasta 30 flores alternas; tienen pedicelos de hasta 4 mm., con brácteas lineares, caducas, con bractéolas de 1 mm., oblongas. Cada una de estas flores son hermafroditas y presentan una simetría de tipo zigomorfa.

El cáliz, de 7 a 9 mm, es seríceo, bilabiado, con el labio superior de longitud hasta casi la mitad que el inferior, hendido en dos lacinias separadas; el inferior es bi o tridentado. La corola es glabra, papilionácea y de color azulado.

Lupinus angustifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la inflorescencia del altramuz azul

El fruto, encurtido, se conserva en salmuera y consume como aperitivo, aunque en crudo también se puede hacer harina. Es rico en proteína y bajo en lípidos. También es utilizado en alimentación animal, principalmente incluyéndose como suplemento protéico en la composición de piensos. Tiene un sabor ligeramente amargo.

Brezo

Erica arbórea L.

Arbusto de porte pequeño y reptante, con tallos ramosos y hojas perennes y aciculares. Sus flores pequeñas pueden tomar colores blancos, morados o rosados, siendo estos últimos los más frecuentes en la zona, y con fruto en forma de cápsula rodeado por la flor y separado en cuatro valvas; puede alcanzar hasta 25 centímetros de altura.

Brezo en Gallegos del Campo

Licencia Creative Commons BY ND Plantas de brezo en la zona oeste de Gallegos del Campo

Esta planta tiene una clara preferencia por los suelos ácidos y debido a su condición heliófila suele ser desplazada de los bosques cerrados hacia sus orillas.

En la época de final de verano las abejas aprovecharán la floración tardía del brezo que le proporciona las características de una miel densa de gran calidad.

Brezo en flor

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de la flor de brezo

Además es una de las 38 “Flores de Bach”, unos remedios naturales para las enfermedades físicas que tienen origen emocional.

Barbasco, gordolobo o papirote

Verbascum thapsus

Esta planta, que recibe muchos nombres populares, es una especie de la familia Scrophulariaceae, que habitualmente crece en terrenos incultos, taludes y praderas secas.

Verbascum thapsus Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Base del barbasco en crecimiento a principios de marzo

Se trata de una planta bienal, donde el primer año desarrolla una roseta de hojas densamente lanosas, para ya el segundo año, desarrollar un tallo florífero que puede medir de 30 a 150 cm de altura.

El tallo es erecto ramificado y lanoso, y cuando muere puede permanecer erguido durante el invierno.

Verbascum thapsus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Crecimiento del tallo florífero del barbasco

Se distinguen sus hojas de hasta 50 cm de largo, ovales lanceoladas, alternas, afieltradas de pelusa blanca o plateada, formando una roseta basal el primer año, con pecíolo bastante corto. Las hojas del tallo decurrentes, limbo elíptico con bordes superficialmente dentados, densamente piloso en ambos lados.

Es característica de esta planta su tallo florífero que puede alcanzar más de 1 m de altura, con una inflorescencia terminal, similar a una espiga, constituida por un racimo denso con numerosas flores de color amarillo claro.

Verbascum thapsus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Inicio de la floración del tallo florífero del barbasco

Las flores de esta planta son pentámeras, casi sésiles y con pedículos muy cortos y cinco estambres de, todos ellos están fundidos a los pétalos. El cáliz es tubular de cinco lóbulos y una corola de cinco pétalos, el último de los cuales es de color amarillo claro y más estrecho. Sus semillas, que contienen aceite, son tóxicas

Verbascum thapsus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor del barbasco

Verbascum thapsus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de Barbasco o Gordolobo pasada la floración

Antiguamente sus hojas se utilizaban para hacer mechas de candil, y cuentan las tradiciones que las personas que se dedicaban a la brujería lo preferían para sus lámparas de aceite así como para hacer hogueras el día de San Juan, así como sus tallos para caldear los hornos de las panaderías antiguas de los pueblos.

Verbascum thapsus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Presencia de Verbascum thapsus junto a las colmenas en el apiario de La Ribera en Gallegos del Campo

Oruga, rabaniza, jamargo o ruga

Eruca vesicaria

Es una planta anual erguida y ramosa de la familia de las Crucíferas, olorosa e erizada, su tallo es erguido y ramoso llegando a alcanzar entre hasta 80 cm de altura.

Eruca vesicaria Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la planta de oruga en su habitat de Gallegos del Campo, mezclada con otras plantas vivaces silvestres

Las hojas basales, en roseta no persistente, tienen un lóbulo final grande y de tres a cinco lóbulos laterales más estrechos, con pelos simples.

Eruca vesicaria Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle del tallo de oruga

Las flores forman racimos sin brácteas, con cuatro sépalos erectos y con forma de saco y de color ocre, cuenta con los característicos cuatro pétalos en cruz de color blanquecino a amarillento, con venación violácea y con una uña alargada, cuyo androceo consta a su vez de cuatro estambres más largo y de dos más cortos, y el gineceo es un ovario saliente del que emerge el estilo que termina en un estigma con dos lóbulos. Lo habitual es que florezca en primavera aunque puede extenderse su floración hasta finales de agosto.

Eruca vesicaria Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de un racimo de flores de oruga

Los frutos son en silícua erecta y pico aplastado, en su interior varias semillas, aplanadas de color acre dispuestas en dos filas, de sabor picante

Eruca vesicaria Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  La flor de la oruga con sus característicos cuatro pétalos en cruz

Es una hierba silvestre muy común en esta localidad siendo usual que se distribuya y crezca en eriales, pastizales y campos abandonados e incultos.

Eruca vesicaria Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Flor de oruga pecoreada por una abeja

Antiguamente se le atribuían propiedades medicinales e incluso afrodisiacas para los romanos

Eruca vesicaria Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Mezcla de flores, entre ellas la de oruga, en la base de las colmenas del apiario de la Fontanica en Gallegos del Campo

Cerraja o lechuga de las liebres

Sonchus tenerrimus

La cerraja o lechuga de las liebres es el nombre común de un gran número de hierbas del género Sonchus. Se trata de una hierba anual de poca altura y tallos erectos y ramificados.

Sonchus tenerrimus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la base de la planta, junto a una de nuestras colmenas

Sus hojas tienen un contorno oblanceolado y son muy suaves, pudiendo organizarse en una roseta basal así como caulinar. La cerraja tiene las hojas casi compuestas, con lóbulos alargados que se estrechan en la base. Las hojas tienen un pecíolo estrecho.

Sonchus tenerrimus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de los capítulos de la flor de cerraja

Los capítulos tienen en su base una vellosidad, pelos algodonosos, con aspecto de algodón blanco, carácter que permite diferenciarlo de los otros Sonchus. De pedúnculos largos, la flor es de un color amarillo propio. Agrupándose los capítulos en corimbos laxos.

Sonchus tenerrimus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la pelosidad típica en la base de la flor de cerraja

El involucro lo constituyen 3 a 5 filas de 25 a 50 brácteas desiguales, herbáceas, glabras o no, lanceoladas hasta lineales. Rodean un receptáculo, plano hasta convexo, desnudo y más o menos alveolado, que soporta de 70 a 300 lígulas de color amarillo hasta anaranjado, hermafroditas.

Sonchus tenerrimus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Flor de cerraja pecoreada por una abeja

Lo más característico de esta planta son sus flores, que tienen largas lígulas de color amarillo intenso.

Sonchus tenerrimus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de flor de cerraja pecoreada por abeja junto a una colmena

Chupamiel

Echium plantagineum

Es una hierba anual o bienal, incluida en el género Echium, con un porte que puede alcanzar los 70 cm de altura. Se desarrolla abundantemente en praderas a pleno sol y tolera media sombra.

Chupamiel Echium plantagineum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de chupamiel en las praderas cercanas a los apiarios

Toda la planta está cubierta de pelo más o menos rígido y áspero al tacto, (planta hirsuta), según nos aproximamos a la base éste es más largo, y más denso.

Chupamiel Echium plantagineum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor de chupamiel

Las hojas alternas son sésiles, sin pecíolo, y lanceoladas excepto las que están cerca de la base o basales; todas ellas cuentan con un pecíolo, de color rojizo en algunas y que acaba en una hoja de forma oblongo-lanceolada o en forma de lengua, al igual que en el tallo pelos son más densos.

Chupamiel Echium plantagineum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de las hojas de chupamiel con la característica pelosidad de esta especie

Inflorescencias erectas y cimosas con pequeñas brácteas. Con pedúnculos de color morado. Las flores son de un color azul eléctrico, con cinco pétalos, actinomorfas, con los dos sexos (hermafrodita).

La corola es un tubo largo y estrecho y el fruto es tetranúcula o con tres aquenios, verrugosos.

Chupamiel Echium plantagineum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de chupamiel junto a una de nuestras colmenas

Como la mayoría de las especies del género Echium, contiene una pequeñísima cantidad de equiína, un alcaloide tóxico.

Chupamiel Echium plantagineum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Los chupamieles son apreciados por numerosos insectos, en este caso por una mariposa

Esta planta se encuentra repartida a lo largo de todo el término de Gallegos del Campo, en muchos casos en floral armonía con otras plantas con flor.

Chupamiel Echium plantagineum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Pradera del campo de Gallegos del Campo donde se puede apreciar la gran cantidad de chupamieles mezclados con otras especies floríferas

Malva común

Malva sylvestris

La malva es una planta herbácea perenne de la familia de las malváceas. Algo leñosa en la base pudiendo alcanzar una altura superior al metro. Generalmente posee hábito erecto, con ramificaciones.

Malva sylvestris Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de malva común en las praderas de Gallegos del Campo

El tallo puede ser glabrescente a pubescente y sus hojas son palmatífidas, alternas y pecioladas.

Malva sylvestris Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de las hojas de la malva común

Su característica floración se produce en primavera hasta mediados de verano, con inflorescencias en forma de racimo de cimas helicoidales. Las flores son hermafroditas miden entre 2 y 6 cm de diámetro, con sus característicos pétalos púrpuras o rosas, con venas más oscuras. El perianto es pentámero, con calículo de 3 piezas soldadas en su base. La polinización es esencialmente entomógama, de ahí la importancia de las abejas para su conservación.

Malva sylvestris Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Flor de malva común

El fruto es una cápsula (esquizocarpo) formada por varios mericarpos, de forma arriñonada, de color pardo y con costillas laterales sinuadas en abanico radial.

Esta planta es muy abundante en los bordes de caminos y sendas de Gallegos del Campo, así como en las praderas y baldíos de esta localidad.

Caléndula, botón de oro o maravilla

Calendula officinalis

Se trata de una planta herbácea aromática de la familia de las Asteráceas o Compuestas, ya que poseen una inflorescencia compuesta denominada capítulos rodeada de uno o más filas de brácteas de un color amarillo anaranjado.

Calendula officinalis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de tallo, hojas e inflorescencia de Caléndula

El tallo alcanza de 20 a 55 cm de altura, es erguido o procumbente, ramificada y generalmente con hojas casi hasta el extremo superior. Las hojas son alternas, simples, oblongas-lanceoladas, estrechamente obovadas, oblongas o espatuladas.

Calendula officinalis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de caléndula en el inicio de su floración

Las flores son liguladas y amarillo-anaranjadas hasta rojizas, con una floración que dura prácticamente todo el año, cerrándose de noche y abriéndose a al amanecer.

Calendula officinalis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor de Caléndula

Los frutos son aquenios encorvados, provistos casi todos en el dorso de unas alas membranosas o púas dorsales que alternan con otros cimbiformes más cortos, de forma navicular. El olor que desprenden las flores puede ser desagradable y su sabor es amargo.

Calendula officinalis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Matas de Caléndula en las lindes de piedra de eriales y baldíos de Gallegos del Campo

En Gallegos del Campo es muy frecuente encontrar de forma salteada esta planta en los bordes de las lindes de piedras. Su distribución suele obedecer al viento que distribuye sus semillas así como a los lugareños que gustan de sembrar esta planta por su bello impacto visual que provoca en sus tierras.

Lirio morado

Lilium ssp.

Pertenece a la familia de las Iridáceas y al género Iris, donde la mayoría de especies son caducas.

Lilium lirio Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor de lirio

Son generalmente hierbas de tallos frondosos que forman bulbos subterráneos, escamosos o desnudos, los cuales utilizan para sobrevivir al invierno. En algunas especies norteamericanas la base del bulbo se ha desarrollado en rizomas sobre los que se encuentran numerosos bulbillos pequeños. Otras desarrollan estolones. La mayoría de los bulbos están profundamente enterrados, sin embargo unos cuantos se forman cerca de la superficie del suelo.

Lilium lirio Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Lirios silvestres en las praderas de Gallegos del Campo

Muchas especies desarrollan raíces en el tallo, con ellas, el bulbo crece de forma natural a cierta profundidad y cada año el nuevo tallo, a medida que emerge del suelo, emite raíces adventicias por encima del bulbo. Éstas son adicionales a las raíces basales. Tiene hojas alargadas y lineares que pueden curvarse en algunas ocasiones

Lilium lirio Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor de lirio

Las grandes flores, que exhalan una fuerte fragancia, sobre todo de noche, tienen seis pétalos en una variedad de colores que abarca el blanco, amarillo, anaranjado, rosado y púrpura. Los motivos incluyen manchas, pinceladas y puntillas. La floración se da en verano y es muy frecuente observar lirios silvestres en las praderas próximas a Gallegos del Campo.

Zumillo, Cañaleja o tagarna

Thapsia villosa

Es una hierba perenne del género Thapsia, que puede alcanzar hasta metro y medio de altura aunque lo normal en Gallegos del Campo es que no lleguen al metro. Tiene un tallo robusto, glabro, ramoso en la parte superior, con restos fibrosos de hojas antigüas en la base.

Thapsia villosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ejemplar de Thapsia Villosa en un baldío cercano a uno de nuestros apiarios

Las hojas basales tienen entre dos y tres pinnatisectas, muy divididas, vellosas por ambas caras, con peciolo villoso o pelos adpresos de color blancuzco amarillento o verdoso y el limbo de forma triangular y margen revoluto o dentado, crenado en ocasiones. Y en cuanto a las hojas caulinares son bipinnatisectas o reducidas a la vaina.

Thapsia villosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle del tallo de la Thapsia villosa

Esta planta florece en primavera y verano con una inflorescencia en umbela compuesta sin brácteas, con forma esférica. La umbela central es grande y posee de 12 a 25 radios, siendo las laterales más pequeñas y, a menudo, estériles.

Thapsia villosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ejemplar de Thapsia villosa en plena floración

Las flores son amarillas, de simetría radial, actinomorfas, son hermafroditas, con el receptáculo que rodea al ovario y fusionándose al mismo, epíginas. El cáliz es pentadentado y la corola tiene también cinco pétalos con forma de bóveda, de color amarillo intenso. El androceo lo forman cinco estambres y el ovario ínfero, es bicarpelar con dos estilos.

Thapsia villosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la inflorescencia en umbela compuesta de la Thapsia villosa

Tras fructificar la planta se seca, pierde la parte aérea y queda latente para la próxima temporada de lluvias.

Thapsia villosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Final de la floración de la Thapsia villosa

Es muy común encontrar esta planta junto a los caminos y eriales de Gallegos del Campo.

Ranúnculo acuático

Ranunculus ssp.

Hay una gran diversidad de especies, todas ellas muy similares de ranúnculos. El ranúnculo acuático es una especie perteneciente a la familia Ranunculaceae que nos podemos encontrar en los arroyos que atraviesan Gallegos del Campo.

Ranunculus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ranúnculo acuático en su habitat

Esta planta acuática tiene los tallos flotantes, fistulosos y ramificados. Las hojas, generalmente muy lobuladas, se encuentran sumergidas en el agua y tienen un contorno ovalado, con peciolo corto o nulo, se adhieren entre sí al sacarlas del agua.

Ranunculus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor del ranúnculo acuático

La especie que se encuentra en Gallegos del Campo es la nadadora, que son pecioladas, con limbo arriñonado con 3 a 5 lóbulos obtusos y a veces manchado de negro. La vaina del peciolo se encuentra en gran parte adherida al mismo.

Ranunculus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  El arroyo de la Coruja, bordeando el apiario de La Rivera, completamente florido por el ranúnculo acuático

Los pedúnculos de las flores están encorvados y son tan largos o más que las hojas. Lo característico de esta planta son sus flores con cinco pétalos blancos y con los centros amarillos, que se encuentran siempre a unos pocos centímetros por encima del agua, ya que las hojas flotantes mantienen a flote a las flores, que son hermafroditas y se agrupan en racimos, siendo los frutos en aquenios.

Berza común o col forrajera

Brassica oleracea 

La berza común o col forrajera  es una variedad de Brassica oleracea, planta herbácea bienal, pero cultivada como anual, perteneciente a la familia de las Brasicáceas.

Berza Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle del ramillete final de flores de la berza

Es apreciado su cultivo tanto por su uso culinario debido a sus grandes, oscuras y comestibles hojas, pues todas las verduras crucíferas se considera que proporcionan gran variedad de categorías nutricionales, así como por su uso ornamental.

Posee grandes hojas verdes y suaves, así como algo carnosas capaces de almacenar agua y nutrientes, que son comestibles. Las hojas más externas son de color verde claro mientras que las del interior son semiblancas.

Berza Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de berza en flor en uno de los huertos cercanos a la localidad de Gallegos del Campo

Al ser una planta bienal, en su segundo año, los almacenes de nutrientes hacen que se forme una inflorescencia amarilla de uno o dos metros de altura. El tallo de la berza es alto y se hace leñoso al envejecer la planta. Las flores son grandes, desplegadas en ramilletes y pueden ser amarillentas o blancas.

Berza Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  La atracción que ejercen las flores de la berza hacia las abejas es más que evidente

Los frutos que salen de ellas son alargados, una especie de vaina en resalto y acabadas en un apéndice puntiagudo.

En Gallegos del Campo podemos encontrar esta planta tanto de forma silvestre como en los pequeños huertos próximos a la localidad.

Berza Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Plantas de berza en flor en los aledaños de Gallegos del Campo

Cuajaleche o sanjuanera

Galium verum

El nombre científico procede de la palabra griega gala que significa “leche”, en alusión al hecho de que algunas especies fueron utilizadas para cuajar la leche.

Galium verum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Es habitual encontrarnos esta planta en los prados y bordes de caminos y lindes de Gallegos del Campo

Es una planta cespitosa anual herbácea de gran diferencia de altura, llegando a alcanzar hasta los 120 cm, con tallo erecto y cuadrado. Los nudos del tallo están provistos de pelos glandulosos mazudos en la zona cercana al envés de la hoja.

Galium verum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de planta completa de Cuajaleches

Las hojas son estrechas y lanceoladas, agrupándose en verticilos de 4-12 hojas, sésiles, de ápice agudo y mucronado, de consistencia coriácea, revolutas y con 1 nervio algo marcado; el haz es glabro o está provisto de indumento por lo general antrorso y en envés tomentoso – puberulento o glabro.

Galium verum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle del tronco y hojas del cuajaleches

Las flores pequeñas, de color amarillo brillante están agrupadas en densas inflorescencias de tipo panícula, ovoidea, de hasta casi 40 cm, con inflorescencias parciales densas; hay brácteas de primer orden y de segundo, semejantes a las hojas, que van disminuyendo de tamaño.

Galium verum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la inflorescencia del cuajaleches

Las flores son hermafroditas y tetrámeras por lo general, con un pedicelo de hasta unos 2.5 mm, más cortos o casi iguales que el diámetro de la corola y sin cáliz.

La corola, de 2 – 3.5 mm, es de color amarillo, rotácea, glabra o algo pelosa en el exterior, provista a veces de pelos cortos en el exterior; está formada por un tubo de hasta 0.5 mm que se abre al exterior por 4 lóbulos de hasta 1.7 mm, de triangular – ovados a oblongos, de ápice agudo o subagudo, incurvado o patente.

Nazarenos

Muscari comosum

Se trata de una hierba bulbosa perteneciente a la familia Liliáceas.

Muscari comosum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  La planta de Nazareno

Es característico el racimo racimo con flores campanuladas que florecen en primavera. Sus flores son de dos tipos: unas flores fértiles de color verde violáceo insertadas a lo largo del tallo y otras formando una corona de flores estériles violeta en la punta, alzadas mediante pedúnculos del mismo tono violeta. Este color violeta es el responsable del nombre popular nazarenos.

Muscari comosum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor del Nazareno

El fruto del nazareno es una cápsula verde de 10 – 15 x 6.5 – 8 mm, obovoide y emarginada, angulosa, con 3 lóculos y dos semillas negras, brillantes y reticuladas en el interior.

En Gallegos del Campo nos los podemos encontrar en los márgenes de caminos, sendas y en los prados secos.

Digital, dedalera o chupamieles

Digitalis purpurea

Es una especie de planta herbácea bienal de la familia de las Scrophulariaceas.

Digitalis purpurea Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ejemplar de Digital en la zona de la Ribera de Gallegos del Campo

Esta planta tiene un desarrollo de dos años. Una vez germinada, durante el primer año produce únicamente una roseta de hojas basales, ovales, dentadas y de largo peciolo, en tanto que en el segundo año se desarrolla un tallo largo de hasta 2 metros y cubierto de hojas sésiles y rugosas.

Digitalis purpurea Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Hojas de Digital

Las hojas son ligeramente pubescentes, dentadas, simples y alternas, con el envés finamente texturado, tornándose más pequeñas hacia la cima del tallo.

Digitalis purpurea Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Flor adulta de Digital

Las flores, con su característica forma tubular, forman racimos colgantes terminales, con pétalos de color que varía desde el amarillo pálido hasta el rosa intenso por el exterior y púrpura en el interior de la corola.

Digitalis purpurea Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle del racimo colgante de flores del Digital

Florecen a partir de junio en Gallegos del Campo, dando lugar luego a una cápsula. La polinización es realizada por abejas siendo dispersadas sus semillas a través del viento.

Digitalis purpurea Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Campo florido de digital en el paraje del Castro de Gallegos del Campo

Margarita

Bellis perennis

Planta herbácea perenne, ocasionalmente con pequeños rizomas, glabrescentes o laxamente pubescentes y hojas obovado-espatuladas, crenadas o dentada-redondeadas de 10-60 por 4-20 mm.

Son característicos sus escapos sin hojas de hasta 20 cm de altura. Las brácteas involucrales tienen pelos pluricelulares más o menos abundantes en el dorso.

Bellis perennis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Planta de margarita en flor

Las flores de la margarita son hemiliguladas de 5,5-8,5 mm, sobrepasan el involucro en 2-5 mm, y tienen un tubo de 0,3-0,8 mm. En nuestra localidad son blancas, pero en otros lugares se pueden encontrar a veces teñidas de púrpura.

Los flósculos son amarillos y el fruto es un aquenio de 1-1,5 por 0,5-1 mm, ovoideo, comprimido, algo peludo, con borde periférico engrosado; vilano ausente.

Bellis perennis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Las margaritas se pueden encontrar a lo largo de toda la localidad de Gallegos del Campo, sobre todo en los antiguos prados

Las rosas

Rosa ssp

El género Rosa está compuesto por un conocido grupo de arbustos espinosos y floridos representantes principales de la familia de las rosáceas. Se denomina rosa a la flor de los miembros de este género y rosal a la planta. Se conocen alrededor de diez especies silvestres en nuestra provincia de Zamora muy similares todas ellas, de la que la más normal que nos podemos encontrar en Gallegos del Campo es el escaramujo cuyo nombre científica es Rosa canina, con la característica de que sus hojas, hojuelas y rabillos de las flores carecen de pelosidad.

Rosa canina Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor de Rosa canina en el apiario de La Ribera

En Gallegos del Campo nos encontramos con numerosos ejemplares de variedades cultivadas en los lindes de numerosas parcelas, márgenes de los caminos, aledaños a pozos y dentro de los jardines de las casas de la localidad.

Morfologia rosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Morfología de una flor de rosa

Los rosales son arbustos o trepadoras generalmente espinosos, que alcanzan entre 2 a 5 metros de alto, siendo habitual que trepen sobre otras plantas en su búsqueda por la luz.

Rosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Rosal en uno de los prados de Méijamo

Tienen tallos semileñosos, casi siempre erectos, rara vez rastreros, de textura rugosa y escamosa, con notables formaciones epidérmicas de variadas formas, persistentes y bien desarrolladas: sus espinas.

Rosa canina Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de tallo y hojas de Rosa canina

Las hojas pueden ser perennes o caducas, pecioladas e imparipinnadas con entre 5 a 9 folíolos de borde aserrado y estípulas basales. Es frecuente la presencia de glándulas anexas sobre los márgenes, odoríferas o no.

Rosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de las espinas de rosal

Rosa canina Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de las espinas de Rosa canina

Las flores, que surgen en inflorescencias racimosas, formando corimbos, son generalmente aromáticas, completas y hermafroditas; regulares, con simetría radial, actinomorfas. El perianto está bien desarrollado. El hipanto o receptáculo floral prominente en forma de urna, tálamo cóncavo y profundo. El cáliz es dialisépalo, de 5 piezas de color verde.

Rosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Rosal en flor en un huerto en el paraje de Llamorgao

Los sépalos pueden ser simples, o a veces de forma compleja con lobulaciones laterales estilizadas. Corola dialipétala, simétrica, formada de 5 pétalos regulares, o múltiplos de 5, a veces escotados, y de variados colores llamativos, también blancos. La corola suele ser “doble” o “plena” por transformación de los estambres en pétalos, mayormente en los cultivares.

Rosa canina Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Flor de Rosa canina

Es importante destacar la presencia de su nectario presente, que atrae a numerosos insectos para favorecer la polinización. Las rosas tienen un gran potencial nectarífero y polinífero. El fruto de la flor es el escaramujo, un tipo de infrutescencia denominada cinorrodón. Está compuesto por múltiples frutos secos pequeños separados y encerrados en un receptáculo carnoso (hipantio) y de color rojizo vistoso cuando está maduro.

Escaramujo rosa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  El escaramujo es el fruto del rosal, que en realidad es un falso fruto carnoso conocido en botánica como cinorrodón

Corazoncillo o Hierba de San Juan

Hypericum perforatum

Es la especie más abundante de la familia de las gutíferas (Guttiferae) o hipericáceas (Hypericaceae). Se trata de una planta vivaz con raíces leñosas pardo amarillentas y un poco ramificadas.

Hypericum perforatum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de corazoncillo en un prado del paraje de La Fontanica

Sus hojas son ovales olineares casi sentadas y con una nevación reticulada. Una peculiaridad de esta hierba es que, al aplastar entre los dedos sus hojas, deja una mancha en la piel, que es su savia anaranjada.

Hypericum perforatum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle del tallo y hojas del Corazoncillo

Los pétalos de la flor son de color amarillo dorado, con pequeñas motas negras en sus bordes, el apelativo latino perforatum proviene de las pequeñas perforaciones -en realidad son bolsas de aceite esencial- que pueden verse al trasluz en cada una de las hojas de esta planta. Sus pétalos son el doble de largos que los sépalos.

Hypericum perforatum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de tronco, hojas y flores de corazoncillo

Esta planta se sita en las obras de Plinio y de Dioscórides, utilizándose en la antigüedad como remedio para los males somáticos y psíquicos, e incluso como antídoto contra algunos venenos.

Hypericum perforatum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor del corazoncillo con sus características motas negras en los bordes

El fruto del Corazoncillo es ovoide y está dividido en tres cámaras que contienen un gran número de semillas.

Hypericum perforatum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Fruto del Corazoncillo

Encontramos esta planta en Gallegos del Campo en las laderas de sus montes, en baldíos y cunetas sobre todo al inicio del verano, por lo que es un recurso muy apreciado por las abejas.

Hypericum perforatum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Plantas de Corazoncillo en la parte baja del apiario de la Ribera

Cardo común

Cardus tenuiflorus

Este tipo de cardo es de los que más se aprecian en nuestra localidad, pudiéndose encontrar en casi todos los enclaves.

Cardus tenuiflorus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ejemplar de cardus tenuiflorus en uno de los caminos de Gallegos del Campo

Planta anual o bianual, con tallos de hasta un metro, con una pilosidad más o menos aracnoide. El tallo está recorrido por unas alas de hasta 10 mm de ancho, que van formando segmentos triangulares con una espina en cada ápice de hasta 5 mm.

Las hojas, profundamente lobadas, son de oblanceoladas a lanceoladas, pelosas en el haz pero aracnoides en el envés, con pelos unicelulares generalmente; estas hojas tienen de 6 a 8 pares de lóbulos agudos, anchamente triangulares, cada uno con una espina apical.

Cardus tenuiflorus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor de cardus tenuiflorus y sus espinas

Las inflorescencias forman capítulos, cilíndricos, sésiles, dispuestos en densos grupos de hasta ocho. El involucro tiene brácteas imbricadas pero con ápices suberectos o patentes, de 1.5 – 2 mm, anchas, de forma ovado – lanceolada, más o menos contraídas en el ápice, glabras, lisas, con el margen escarioso; las brácteas internas tienen un apéndice blanquecino de 3 – 7 µm, no escábrido en la punta; las medias están arqueadas hacia afuera. La corola es generalmente de color rojizo o rosáceo y consta de un tubo de 3 – 6 mm que se abre al exterior por 5 lóbulos. El fruto es con un vilano.

Cardo setero

Eryngium campestre

Es una planta espinosa de tallo erecto y muy ramificado que puede crecer hasta unos 70 cm de altura, no obstante, sus raíces son muy largas y pueden llegar a medir unos 5 m.

Eryngium campestre Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Es frecuente encontrar este tipo de cardo en las lindes de los caminos de Gallegos del Campo

Es una planta perenne del tipo vivaz, de la familia de las Apiaceae. Tiene la característica de que la parte aérea muere después de reproducirse, persistiendo la raíz tuberosa hasta la primavera siguiente, en que rebrotan el tallo y las hojas.

Eryngium campestre Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de cardo setero con sus características espinas

Es una planta estepicursora, al desprenderse las inflorescencias al morir los tallos, de ahí su nombre de cardo corredor, pues por la acción del viento se arrastran tanto los tallos muertos como las cabezuelas secas, con lo que se facilita la dispersión de sus semillas.

Eryngium campestre Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la inflorescencia del cardo setero

Sus hojas están cubiertas de espinas y divididas en lóbulos. Sus flores, de color azulado, se reúnen en cabezuelas rodeadas por un invólucro compuesto de 5 ó 6 brácteas. Su fruto es un aquenio de 2 mericarpos uniloculares.

Eryngium campestre Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ejemplar de cardo setero, ya seco, en el mes de noviembre

Cisca

Imperata cylindrica

Es una hierba perenne de la familia de las Poáceas, con rizoma largo rastrero.

Imperata cylindrica Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de cisca en floración

Tiene un tallo de hasta un metro de altura, normalmente robusto y glabro. Vainas foliares glabras, con aurículas en el paso al limbo, mebránula foliar de pubescencia larga, limbo plano con los bordes enrollados, rígidos, de hasta 60 cm de largo y 3-6 mm de ancho.

Imperata cilindrica Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la inflorescencia de la cisca

Su característica inflorescencia en espiga densa, de hasta 20 cm de largo, cilíndrica, que parece blanca gracias a los largos pelos sedosos y largos. Espículas de 4,5-5 mm de largo, con dos flores, una cortamente pediculada y estéril y la otra largamente pediculada (1-2,5 mm) y hermafrodita, que están envueltas por las páleas involucrales.

Imperata cylindrica Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Nos podemos encontrar esta planta en los bordes de caminos y parcelas de Gallegos del Campo

Esta planta se vale de los insectos para polinizar sus flores dotadas de unidades reproductivas hermafroditas.

Imperata cilindrica Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Brotes de Cisca en el paraje del Castro de Gallegos del Campo

Alcornoque o Zufreiro

Quercus suber

El alcornoque, o zufreiro como es conocido en Aliste, es un árbol de porte medio, de hoja perenne y explotado por su corteza de la que se obtiene el corcho. El alcornoque es uno de los componentes del bosque mediterráneo. Necesita más humedad y soporta menos el frío y nada la cal en comparación con la encina que lo substituye cuando no se cumplen, juntas, estas tres condiciones.

Quercus suber Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ejemplar de alcornoque

Sus hojas tienen de 4 a 7 cm de longitud, pueden ser lobuladas o aserradas, de color verde oscuro en el haz y más claras por el envés. Y su fruto son bellotas con una longitud de 2 a 3 cm.

Quercus suber Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de las hojas de alcornoque

Una de las características principales del alcornoque es su corteza, gruesa y rugosa, que con el paso de los años llega a tener un grosor considerable, y que se puede recolectar según la calidad de estación en que se encuentre corcho, sobre todo por la cuantía y distribución anual de precipitaciones.

Quercus suber Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Corteza del alcornoque, de donde se saca el corcho.

En Gallegos del Campo hay diversos ejemplares de alcornoque distribuidos a lo largo de su término municipal.

Quercus suber Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ejemplar de alcornoque en el paraje de la Ribera de Gallegos del Campo

Calabazas

Cucurbita ssp

Pertenecen a la familia de las Cucurbitaceas. Estas son plantas típicamente trepadoras por zarcillos, en general herbáceas y geófitas o anuales, con el ovario ínfero y el fruto inmaduro de un pepónide, que al madurar se diversificó adaptándose a diferentes síndromes de dispersión; que producen cucurbitacinas pero que no se encuentran en las variedades cultivadas para consumo humano como es el caso de las calabazas.

Cucurbita ssp Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de flor de calabaza con una abeja dirigiéndose hacia la misma

Las flores de las cucurbitáceas debido a su condición entomófila polinizada por insectos son atractivas en color, aroma y tamaño.

Cucurbita ssp Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  La atracción por la flor de calabaza también se hace patente en otros insectos, en este caso un abejorro

Las calabazas son monoicas, sus flores estaminadas, macho, son grandes, amarillas y con un largo y delgado pecíolo, mientras que las pistiladas, hembras, son grandes amarillas y con un pecíolo corto y grueso que es el ovario.

Cucurbita ssp Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Flor de calabaza con numerosas abejas en su interior

La flor de la calabaza es muy atractiva a las abejas por su polen denso y pegajoso.

Ruda

Ruda ssp

La ruda es un género de subarbustos siempreverdes, vivaz, con cerca de 40 especies, fuertemente aromatizados, que pueden alcanzar hasta un metro de altura, de la familia de las Rutaceae.

Ruda Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de Ruda en el paraje de Méijamo

Tradicionalmente se ha considerado una planta medicinal, aunque tiene una fuerte toxicidad.

Las hojas de la Ruda son bipinnadas o tripinnadas, con una apariencia correosa, de verde a fuertemente azul verdoso glauco.

Ruda Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de las hojas de Ruda

Son características sus flores de color amarillo, con 4-5 pétalos, de cerca de 1 cm de diámetro, y en cimas.

Ruda Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Flor de Ruda

Su fruto es 4-5 lobulado, con una cápsula con numerosas semillas.

Ruda Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Fruto de Ruda

Aladierno o albejana

Lathyrus latifolius

El aladierno, nombre que recibe esta planta en Aliste, es una planta de la familia de las fabáceas.

Lathyrus latifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de aladierno o albejana

Lathyrus latifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  El aladierno en su estado natural en una pradera de Gallegos del Campo

El aladierno es una planta trepadora mediante zarcillos, que crece a partir de un tallo leñoso subterráneo vertical, de unos 75 cm, generalmente, hasta 150 o más.

Lathyrus latifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor de aladierno

Los tallos, ramificados, con dos alas longitudianles de 1-3 mm de ancho, tienen hojas con pie, divididas en dos segmentos de hasta 80 mm de largo, de forma anchamente lanceoladas, con nervios visibles, paralelos al borde, de color verde azulado no pelosos, seguidos de un zarcillo, simple o dividido.

Lathyrus latifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Tallo, ramas y hojas del aladierno

En el tallo, en la base del pie de las hojas, se sitúan unas estípulas ovadas, con un rabillo hacia atrás, parecidas pero menores que los segmentos de las hojas.

Lathyrus latifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor del aladierno con los estambres visibles

Las flores en primavera y verano de hasta 25 mm, crecen en un pequeño racimo de largo pie, (10-20 cm). La corola es papilionácea, con pétalos rojos o purpúreos que azulean al secarse; el estandarte es suborbicular o transovado, emarginado, con una banda estrecha de pelos en el margen de la cara interna.

Lathyrus latifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Fruto del Aladierno

El fruto es un legumbre alargada, sin pelos, de entre 5-12 mm, con 10-18 semillas redondeadas, aplanadas y pardas.

Lathyrus latifolius Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Plantas y flores de aladierno en el apiario de Mazada

Avellano

Corylus avellana

El avellano es un gran arbusto caducifolio, que recientemente se ha introducido en los huertos cercanos a la localidad de Gallegos del Campo.

Es un árbol que alcanza normalmente entre 3 a 8 m de alto, aunque en ocasiones puede llegar a los 15 m con una copa muy extendida de forma irregular, generalmente ramificados desde la base. La corteza del avellano es de color marrón pálida o gris y profundamente estriada, su madera es dura, flexible y muy resistente. Sus hojas son redondeadas, tienen entre 6 a 12 cm de largo y ancho y son suavemente pubescentes por ambas caras, con bordes doblemente aserrados.

Corylus avellana Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ejemplar de avellano en uno de los huertos de la localidad de Gallegos del Campo

Las flores nacen antes que las hojas, a principios de la primavera. Son monoicas y con amentos de sexo diferenciado; los masculinos de color amarillo pálido y entre 5 a 12 cm de largo, los femeninos muy pequeños y prácticamente ocultos en las yemas de las que surgen los estilos rojo brillante, en número de 1 a 3.

Corylus avellana Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle del fruto del avellano

El fruto es la avellana, que se produce en grupos de 1 a 5, cada una contenida en un pequeño y hojoso involucro que encierra alrededor de las 3/4 partes de la nuez. La maduración tarda de 7 a 8 meses y entonces el involucro se abre liberando la avellana.

Amapola

Papaver rhoeas

La amapola silvestre, es una especie fanerógama del género Papaver, perteneciente a la familia Papaveraceae.

Papaver rhoeas Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de amapola en el paraje de Valdirija de Gallegos del Campo

Es una planta de ciclo anual que puede alcanzar más de 50 cm de altura. Posee tallos erectos y poco ramificados con finos pelillos.

Las hojas, que nacen alternas a lo largo del tallo, sin peciolo, son pinnadas y muy dentadas en los márgenes con una única nervadura central.

Papaver rhoeas Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de la amapola previa a la floración

Las flores de color escarlata intenso, acampanadas y casi esféricas, poseen 4 finos pétalos y 2 sépalos vellosos. Los pétalos son muy delicados y se marchitan rápidamente, por lo que las flores no pueden usarse en adornos florales. Los estambres, de color negro, forman un racimo anillado alrededor del gineceo, lo que le da el aspecto de botón negro.

Papaver rhoeas Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor de amapola

El fruto es una cápsula unilocular con falsos tabiques, verde pálido, de forma ovalada/subglobosa truncada por una especie de tapa en la parte superior con 8-18 radios y conteniendo numerosas semillas inframilimétricas que escapan a través de poros debajo del disco superior, dehiscencia porícida. Dichas diminutas semillas son, como en todas las especies del género, de forma arriñonada, alveoladas con retículo poligonal y de color pardo.

Papaver rhoeas Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Plantas y flores de amapola en las lindes del camino de Carrichana en Gallegos del Campo

Cardencha o cardo de cardadores

Dipsacus fullonum

La cardencha es una planta natural bienal herbácea que alcanza una altura de 1,5 metros de altura y tiene un tallo espinoso.

Dipsacus fullonum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Es habitual encontrarnos la Cardencha junto a las Silvas en las márgenes de sendas y caminos de Gallegos del Campo

Sus tallos son rectos de hasta 1,5 m, poco ramificados y armados con aguijones. Las hojas son enteras, dentadas y lanceoladas, uniéndose en la base formando un cáliz que recoge el agua de lluvia.

Las flores son de un color rosado-lila y aparecen en cabezas espinosas y cónicas. A cada púa de la cabeza le corresponde una flor. Las semillas son un importante recurso alimenticio invernal para algunas aves, especialmente los jilgueros.

Dipsacus fullonum Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la inflorescencia de la Cardencha

En Gallegos del Campo nos lo podemos encontrar en zonas incultas, prados frescos, y en las cercanías de los arroyos cercanos a nuestros apiarios. Antiguamente se llegó a utilizar para cardar la lana.

Membrillero

Cydonia oblonga

Cydonia es un género de plantas perteneciente a la familia de las Rosáceas. Se trata de un género monotípico, cuya única especie es Cydonia oblonga, comúnmente llamado membrillo o membrillero.

Es un árbol de tamaño pequeño a mediano, de ramas irregulares, originario de la región del Cáucaso, en el sudoeste cálido de Asia (Irán, Turquía). Es un árbol frutal emparentado con el manzano y el peral. En Gallegos del Campo existen diversos ejemplares silvestres a lo largo de su término. Proporciona gran cantidad de néctar y polen por lo que es muy apreciado por las abejas.

Cydonia oblonga Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Membrillo silvestre en el paraje de la Fuente Ferrada de Gallegos del Campo

Sus hojas están dispuestas de forma alterna; son simples, de 6 a 11 cm de largo, con una superficie densamente poblada de finos pelos blancos. Las flores, que surgen en la primavera después de las hojas, son blancas o rosas, con cinco pétalos.

Cydonia oblonga Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Hoja del Membrillo

Su fruto, llamado asimismo membrillo, de forma intermedia entre la pera y la manzana, es de color amarillo-dorado brillante cuando está maduro, periforme, de 7 a 12 cm de largo y de 6 a 9 cm de ancho; su pulpa es dura y muy aromática. Los frutos inmaduros son verdes, con una densa pilosidad de color gris claro, que va perdiendo antes de madurar. El membrillo maduro es muy oloroso.

Cydonia oblonga Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Fruto del Membrillo

Mimbrera

Salix fragilis

Arbusto de la  Familia Salicaceae que puede alcanzar los diez metros de altura. Una característica de este arbusto es que las ramas jóvenes sean muy largas y flexibles, con indumento más o menos denso, más tarde glabras, de un color verdoso, grisáceo, amarillento o castaño.

Salix Mimbrera Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ejemplar de mimbrera joven

Las hojas de la mimbrera son lineares o linear-lanceoladas, largamente acuminadas y de base cuneiforme, enteras o con dientes glandulares esporádicos o por todo el margen (éste a veces ondulado), verdes por el haz, brillantes y con pelos adpresos y seríceos por el envés, con el nervio principal prominente, sobre todo por el envés, y nervios secundarios que forman ángulo de casi 90º con él.

Salix Mimbrera Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de las hojas de mimbrera

Las flores se agrupan en inflorescencias de tipo amento, precoces, en grupos numerosos y densos en el extremo de las ramas, sésiles o sobre pedúnculos cortos con brácteas foliáceas; brácteas florales oblongas, estrechas, obtusas, pelosas, con el ápice obscuro.

Salix Mimbrera Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Tronco de mimbrera

Las flores masculinas con estambres de filamentos libres y glabros, anteras amarillas que al madurar se vuelven pardas y las flores femeninas con pistilo pubescente, sésil o subsésil, con un largo estilo, glabro, y estigmas casi de la misma longitud. Su fruto es en cápsula.

Salix Mimbrera Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  En toda las zonas húmedas de Gallegos del Campo es común encontrarse mimbreras. En este caso se corresponde con los aledaños del apiario de la Ribera, a escasos metros del arroyo Coruja.

Negrillo u olmo

Ulmus minor

Es un árbol caducifolio de porte elevado y robusto, que puede alcanzar una altura de hasta 40 m. Su tronco es grueso, algo tortuoso y ahuecado en los ejemplares viejos, sobre todo los sometidos a podas.

Ulmus minor Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Ejemplar de negrillo en los alrededores de Gallegos del Campo

La corteza del negrillo es pardo-grisácea o pardo oscura, muy áspera y resquebrajada. Árbol de copa amplia, de follaje denso, redondeada, que proyecta una sombra intensa, y con ramillas delgadas, lampiñas, con corteza lisa, de color parduzco, en ocasiones con corcho.

Las hojas del negrillo son simples, alternas, aovadas, puntiagudas, con el borde simplemente o doblemente aserrado, redondeadas o acorazonadas, con asimetría basal debido a que la inserción superior del limbo en el peciolo tiene lugar a una distancia menor de la inserción con el ramillo.

Ulmus minor Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la hoja de negrillo con su característica asimetría basal

Sus flores son precoces, agrupadas en inflorescencias de hasta treinta flores, hermafroditas y poco aparentes, siendo característico su fruto en sámara orbicular de una semilla única con un ala membranosa que la rodea.

Detalle de la hoja de negrillo con su característica asimetría basal

Licencia Creative Commons BY ND  Formación de negrillos en el camino que conduce al paraje de Valdirija en Gallegos del Campo

En Gallegos del Campo la mayoría de los caminos que bordeaban el pueblo se encontraban plantados de negrillos, cabe decir que durante el reinado de Carlos III se fomentaría esta práctica. En la actualidad, debido al ataque de numerosas plagas y enfermedades, pero en particular de la grafiosis, desaparecieron innumerables ejemplares de este árbol. Aún así, podemos encontrarlo en numerosos caminos y rincones de esta localidad.

Junco

Juncus ssp.

Se conoce como junco a los miembros de la familia Juncaceae (las juncáceas), o a numerosas especies de plantas además Junco, monocotiledóneas ligadas al agua o a zonas húmedas, de altura media es de 50 cm o más, casi siempre radicantes y rizomatosas, con tallos erectos o ascendentes, cilíndricos o comprimidos, y que están englobadas en varios géneros, sobre todo de las familias Juncaceae y Cyperaceae.

Junco Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de Junco, siempre cercana a zonas de humedad

Su tamaño habitual es de 90 cm de altura. Vive en suelos húmedos, en riberas y pantanos. La hoja es cilíndrica, alargada, recta y flexible. Florece de abril a julio y su flor es compuesta, pequeña y de color pardo. El fruto es ovalado de color marrón.

Junco Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle del tallo y flor del Junco

Hierbabuena

Mentha sativa

La hierbabuena es una planta herbácea, perenne y aromática perteneciente a la familia de las Labiatae y al género de las mentas, que puede alcanzar hasta los treinta centímetros de altura. Se encuentra a dispersa por numerosas zonas de la localidad de Gallegos del Campo.

Mentha sativa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de hierbabuena

Tiene rizomas, tallos subterráneos que emiten raíces y sus tallos son erguidos o se extienden cuando crecen. Las hojas de la hierbabuena son lanceoladas, con el borde dentado y los nervios marcados y sus flores nacen agrupadas al final del tallo y son de color lila.

Mentha sativa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de las hojas de hierbabuena

Florece a partir de junio. El fruto, seco, contiene cuatro semillas. Y es una planta que le gusta a las mariposas.

Mentha sativa Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Podemos encontrarnos hierbabuena en numerosos rincones y parajes de Gallegos del Campo, en muchas ocasiones junto a otras especies vegetales en las lindes de los caminos y vallas

Globularia 

Globularia vulgaris

Es un subarbusto perenne ramoso herbácea cespitosa, sin estolones de la familia Plantaginaceae que alcanza hasta los cincuenta centímetros de altura.

Globularia vulgaris Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Planta de globularia

Sus tallos floríferos alcanzan hasta los cuarenta centímetros y tienen varias hojas pequeñas, erecto-adpresas, estrechamente lanceoladas, sésiles, con excrecencias puntiformes calcáreas no muy visibles.

Globularia vulgaris Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la flor de la globularia

Tiene una larga floración desde marzo a septiembre, siendo una característica el que sus flores sean globulosas y solitarias de un color azul vivo, agrupadas en inflorescencias de tipo capítulo, estrechamente lanceoladas y largamente acuminadas. Su fruto es un pequeño aquenio.

Globularia vulgaris Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Pradera cercana al apiario de Bocagundino con gran diversidad de plantas, donde se puede apreciar la globularia

Gamón

Asphodelus albus

El gamón es una planta herbácea perenne de la familia de las Xanthorrhoeaceae que puede llegar a alcanzar hasta los dos metros de altura, en función de la disponibilidad de agua.

Asphodelus albus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Planta de gamón

Posee un único tallo recto, apoyado en raíces tuberosas y sus hojas, largas y acanaladas, nacen a partir de la base del tallo.

gamón asphodelus las obreras de aliste gallegos del campo zamora miel artesanos

Licencia Creative Commons BY ND Planta de gamón en sus primeros estadios

Es una planta muy resistente tanto al frío como al calor y no requiere gran cantidad de agua para su crecimiento. Su follaje, de color verde azulado, apenas se levanta del suelo y pasa desapercibido hasta su floración.Asphodelus albus Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Gamones en flor en el campo de Gallegos del Campo

Las flores aparecen a partir de julio en Aliste, son hermafroditas, actinomorfas, hexapétalas, y se van juntando a medida que se asciende por el tallo, que raramente se encuentra ramificado, hasta llegar al ápice que están en racimos o más agrupadas. Los frutos del gamón son cápsulas ovoides, ubicadas al cabo de cortos pedúnculos, de color amarillo-verdoso que se abren en tres partes al madurar.

Boton de oro rastrero

Ranunculus repens

Es una especie de planta herbácea perteneciente a la familia Ranunculaceae.

Ranunculus repens Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND El botón de oro rastrero  es común observarlo en las praderas húmedas de Gallegos del Campo

Es una planta herbácea con tallos rastreros desde las raíces. Hojas verde oscuro manchadas de blanco y tri-lobuladas que crecen fuera del nodo. Los tallos son velludos.

Ranunculus repens Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de la flor de botón de oro rastrero

La flor de esta planta, solitarias o en una cima suelta, es regular, actinomorfa, con sus pétalos libres, generalmente cinco, de color amarillo dorado, con punta redondeada o recortada. Tiene cinco sépalos, también libres, extendidos y pilosos, así como numerosos estambres. Carpelos libres, muchos.

Carrizo

Phragmites australis

El carrizo es una fanerógama perteneciente a la familia de las Gramíneas o Poáceas. Es una planta perenne, con un rizoma rastrero con capacidad para crecer en la superficie buscando agua, y puede llegar a alcanzar los 4 m de altura y 2 cm de diámetro, presentando una gran inflorescencia al final del tallo.

Phragmites australis Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Carrizos en las proximidades de Fuente Ferrada de Gallegos del Campo

Tiene una distribución cosmopolita y subcosmopolita. Suele habitar suelos húmedos y orillas de cursos de agua y lagunas. En ríos se encuentran fundamentalmente en los tramos más bajos, en los que la velocidad del curso de agua les permite enraizar. En la localidad de Gallegos del Campo se encuentra en las zonas húmedas de las proximidades de sus numerosas fuentes naturales.

Zanahoria silvestre

Daucus carota ssp. carota

Es una hierba bienal de la familia de la zanahoria – Apiaceae (Umbelliferae), de raíz gruesa, abultada y de color naranja rojizo o delgada y de color claro.

Daucus carota Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Inflorescencia de zanahoria silvestre

Puede alcanzar hasta los 70 cm de altura con un tallo estriado macizo que generalmente tiene pelos cerdosos. Sus hojas son alternas y pecioladas, con el limbo oval, bi-tripinnado y con sus folíolos lobulados, lóbulos lineales-apenas elípticos, de color verde grisáceo brillante, de pelos suaves.

Daucus carota Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Inflorescencia de zanahoria silvestre previa a la floración

Se caracteriza por su flor que tiene una corola regular, actinomorfa, de color blanco-amarillento-rojizo de 4–7 mm de ancho, con cinco pétalos, profundamente recortados y cinco sépalos pequeños ausentes. Posee un pistilo de dos carpelos unidos y dos estilos, así como cinco estambres.

Daucus carota Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de campo florido con diversas especies vegetales, entre ellas la zanahoria silvestre, en Mazada, Gallegos del Campo

La inflorescencia es una umbela compuesta, a menudo cóncava, pedúnculos de la umbela unidos en la yema y después de la floración. Brácteas abrazadas de umbelas primarias largas, con lóbulos pinnados, umbelas secundarias con brácteas abrazadas.

Hinojo

Foeniculum vulgare

El hinojo es la única especie del género Foeniculum. Es una planta herbácea, de porte erecto y puede alcanzar los dos metros de altura.

Hinojo Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Planta de hinojo previa a la floración

Sus hojas, largas y delgadas, son de un color verde intenso, acabando en segmentos con forma de aguja, que se endurecen exteriormente en el verano para evitar la pérdida de agua.

Hinojo Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de los tallos del hinojo

La inflorescencia del hinojo es una umbela de pedúnculos largos y las flores están organizadas en umbelulas terminales de hasta 40 florecillas, enteramente amarillas doradas, sobre pedúnculos cortos en el apex de los radios primarios. Tienen simetría pentámera, con pétalos inconspicuos, 5 estambres y gineceo bicarpelar con un par de estilos (uno por carpelo) divergentes y algo reflejos.

Hinojo Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Inflorescencia del hinojo

El Fruto es un esquizocarpio de 2 mericarpios claramente separados, de color pardo oscuro hasta negruzco, de unos 5 mm de largo, pentagonales y con 5 costillas más claras bien marcadas.

Hinojo Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de las florecillas que forman la umbela del hinojo

Podemos encontrarnos el hinojo a lo largo de todo el término municipal de esta localidad, especialmente en las lindes de sendas y caminos, así como en las praderas.

Hinojo Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Plantas de hinojo en las lindes del camino de Valdirija en Gallegos del Campo

Nogal

Juglans regia

El nogal común, nogal europeo o nogal español, es un árbol monoico y caducifolio de la familia de las Juglandaceae en el orden de las Fagales.

Es un árbol caducifolio que llega a los 25 m de altura con un tronco que puede superar los 2 m de diámetro. De este tronco, que es corto y robusto y de color blanquecino o gris claro, salen gruesas y vigorosas ramas para formar una copa grande y redondeada. Tiene poco interés apícola, pues su polinización es anemófila, aunque proporciona pequeñas cantidades de polen.

Juglans regia Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Ejemplar de nogal en Gallegos del Campo

Las hojas del nogal son de 20-35 cm de largo, con peciolo de 5-8 cm, caducas, alternas e imparipinnadas, están compuestas habitualmente por 5-9 folíolos enteros en los individuos adultos y discretamente serrulados en los jóvenes, con base frecuentemente asimétrica, ápice obtuso o algo acuminado, de envés glabro o con glándulas peltadas en las axilas de los nervios, subsésiles o peciolulados, de color rojizo al brotar y que, después, se tornan verde oscuro.

Juglans regia Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de la hoja del Nogal

La inflorescencia femenina, erecta, está compuesta por 1-5 flores pelosas y con brácteolas de ápice dentado. La masculina con gran número de flores, densamente dispuestas a lo largo del amento, sésiles con (2-3) 4 sépalos y 8-40 estambres.

Juglans regia Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Frutos del Nogal

De las flores femeninas nacen frutos subglobulares, de 3-6 cm, de involucro semi-carnoso verde y liso —que al secarse se torna negruzco y se desprende— llamados habitualmente “nueces”, aunque no entra dentro de este tipo botánico de fruto, sino en el tipo drupa, más precisamente una “drupa involucrada” o trima.

Juglans regia Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Camino de Carrichana con nogales a ambos lados

Higuera

Ficus carica

La higuera es un árbol de pequeño porte, más bien un arbusto, de la familia de las Moraceae, y una de las numerosísimas especies del género Ficus.

Ficus carica Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Planta de higuera

La corteza de la higuera es lisa y de color grisáceo. Las hojas son caducas, de 12 a 25 cm de largo y 10 a 18 de ancho, profundamente lobuladas, formadas por 3 ó 5 lóbulos. Produce frutos compuestos de un tipo especial, el sicono, a los que se conoce como higos.

Ficus carica Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Hojas de higuera

Algunas higueras, llamadas vertebras bíferas o reflorecientes, producen dos cosechas al año; en junio las brevas, mayores que los higos, y los higos a entre finales de agosto y principios de septiembre. Existen tanto variedades dioicas (que producen flores de un único sexo en cada individuo) como monoicas (producen flores masculinas y femeninas en el mismo árbol).

Ficus carica Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de fruto en crecimiento de la higuera

En Gallegos del Campo nos encontramos ejemplares de este frutal que han crecido de forma silvestre en numerosos parajes, pues es poco exigente en cuanto al terreno que habita y crece espontáneamente en terrenos rocosos e incluso en muros, donde pocas plantas encuentran oportunidad, así como dentro de la propia localidad, aunque el desarrollo de sus raíces es temido por mover los suelos donde están situadas.

Ficus carica Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND “La higuera de Caridad” en la plaza de la Cruz de la localidad de Gallegos del Campo

Chopo

Populus ssp.

El género Populus comprende unas cuarenta especies de árboles y arbolillos de las zonas templadas y frías septentrionales, en concreto las que se conocen vulgarmente como álamos o chopos, que podemos encontrar en numerosos parajes de Gallegos del Campo.Chopo Populus Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND Chopos en invierno en el paraje de El Peligro de Gallegos del Campo

Son especies de luz y de temperamento robusto. Suelen mostrar gran avidez hacia el agua, por lo que es frecuente encontrarlos a la vera de corrientes de agua superficiales o delatando cursos subterráneos. De crecimiento rápido, pueden alcanzar grandes tallas. Sus necesidades en cuanto a nutrientes son elevados.

Chopo Populus Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND Chopos en primavera en el paraje de El Peligro de Gallegos del Campo

Son árboles de hojas simples, alternas y caedizas, habitualmente anchas y de bordes enteros, aserrados, dentados, lobulados o festoneados. Sus yemas están cubiertas por escamas. El peciolo, largo y glanduloso, con frecuencia aparece comprimido lateralmente, lo que confiere gran movilidad a la hoja.

Chopo Populus Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de la hoja de chopo

El fruto es una cápsula en cuyo interior están las semillas rodeadas de pelos sedosos que libera numerosas semillas pequeñas provistas vilano blanco, lo que les confiere aspectos de copos de algodón.

Chopo Populus Las obreras de Aliste Artesanos de la miel Zamora Spain

Licencia Creative Commons BY ND Fruto del chopo con su temida  para los alérgicos y característica borra algodonosa

Cebolla amarral

Crocus ssp.

Crocus es un género de plantas bulbosas perennes perteneciente a la familia Iridaceae, con más de 80 especies, siendo muy variable su época de floración y característica su coloración.

El crocus que nos encontramos en Gallegos del Campo es el conocido como “azafrán amarillo”, conocido en esta localidad como “cebolla amarral”, pudiéndonoslo encontrar en los márgenes de caminos y sendas.

Crocus cebolla amarral Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Planta y flor de Crocus

El crocus es una planta perenne cuyo órgano subterráneo de reserva es un cormo. Se trata de plantas pequeñas, cuyas flores no superan los 15 cm de altura, aunque las hojas pueden ser considerablemente más largas. Las hojas de todas las especies presentan una característica estría blanca central que permite identificarlas fácilmente.

Las flores presentan un perigonio acampanado compuesto de 6 tépalos distribuidos en dos series de tres. Los externos son frecuentemente un poco más grandes que los internos. Los tépalos están unidos en su parte inferior, formando un tubo muy largo, que emerge desde el suelo. El color de los pétalos es bastante diverso dentro de la gama del blanco, amarillo y púrpura, con muchísimos tonos y combinaciones de los colores básicos, aunque en Gallegos del Campo la variedad que predomina es la de color amarillo.

Crocus cebolla amarral Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Detalle de la flor de Crocus con sus característicos cinco pétalos de color amarillo

Las flores son actinomorfas y hermafroditas, tienen 3 estambres y las anteras pueden ser amarillas, blancas o negras. El polen puede ser de color blanco o amarillo. El ovario es ínfero, trilocular, con los lóculos pluriovulados. El estilo se extiende por el centro de la flor entre las anteras y se halla dividido en 3 o más ramas. El tipo de ramificación del estilo es una característica importante para distinguir las diferentes especies. Muchas especies tienen una deliciosa fragancia a miel. La polinización en Crocus es entomófila y la llevan a cabo fundamentalmente las abejas. El fruto es una cápsula dehiscente por tres valvas.

Crocus cebolla amarral Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Grupo de Crocus en los márgenes del camino de Carrechana

Pino resinero o negral

Pinus pinaster

Este tipo de pino, también es conocido como pino rodeno, marítimo, resinero o negral, tratándose de una especie arbórea de la familia de las pináceas que se extiende por toda la zona oeste de la localidad, pues fue la especie más utilizada en la repoblación de la mayor parte de los municipios de Aliste y sobre todo de la Sierra de la Culebra a mediados de los años 50 compartiendo protagonismo con las especies autóctonas, principalmente los castaños y robles.

Pinus pinaster Las obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Ejemplar de pino negral en el Castro de Gallegos del Campo

Se trata de un árbol de mediano tamaño 20 a 35 metros, de 1,2 m de tronco, con frecuencia enroscado en la base. De corteza rojo anaranjada, gruesa y profundamente agrietada sobre todo en la base. Copa irregular y abierta. Las acículas se encuentran en pares, son gruesas y largas, de 12 a 22 cm de largo, de azul verdoso a amarillo verdoso.

Pinus pinaster Las obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Detalle de la inflorescencia del pino negral

Las piñas son cónicas de 10 a 20 cm de largo y 4 a 6 cm de ancho cuando están cerradas. Verdes al principio para pasar a un marrón rojizo a los 24 meses que abren ensanchando hasta unos 8 o 12 cm de ancho. Los piñones son de 8 a 10 mm con un ala de 20 a 25 mm que dispersa el viento.

Pinus pinaster Las obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND Agrupación de pinos negrales colindantes al apiario de Bocagundino

Referencias bibliográficas utilizadas…

…sin las que no hubiera sido posible realizar este trabajo

Queremos hacer una mención especial a la obra de Antonio Guillén Oterino Estudio de la flora de interés apícola de la provincia de Zamora. Zamora: Diputación provincial de Zamora (1990), que con enorme minuciosidad analiza y estudia las plantas y flores de nuestra provincia, por lo que debe considerarse como el manual de referencia, así como también debido al uso de las nuevas tecnologías a la página de la Wikipedia y Asturnatura entre otras.

Azcárate Luxán, J.M. y Puig Aparicio, R. (1994) La Red de Espacios Naturales de la región de Sanabria y El Bierzo. Valladolid: Dirección General del Medio Natural

Ceballos, A. (1998) Plantas de nuestros campos y bosques. Madrid: Ediciones Andriala

Diputación Provincial de Zamora (1988) El parque natural del lago de Sanabria. Zamora: Diputación Provincial

Diputación Provincial de Zamora (1991) Cuadernos de la naturaleza zamorana: 1 y 2. Zamora: Diputación Provincial

Lozano Bordell, F. (2000) Cuaderno de campo de la flora de Zamora.  Zamora: Diputación Provincial de Zamora

Martín Martín, F. (1996). Arribes del Duero: a caballo entre Zamora y Salamanca. Segovia: Artec impresiones

Regueras, J.I. (1999) Cuadernos medioambientales de la provincia de Zamora.  Zamora: Diputación de Zamora, Medio Ambiente

Rivera Núñez, D. y Obón de Castro, C. (1991) La guía INCAFO de las plantas útiles y venenosas de la Península Ibérica y Baleares. Madrid: INCAFO

Gallegos del Campo Las Obreras de Aliste

Licencia Creative Commons BY ND  Gallegos del Campo al atardecer